Reportaje:

"Este velo es para siempre"

Vuelven a clase las alumnas del colegio ceutí obligado por Educación a aceptar el 'hiyab'

"Esto es para siempre, no es para quitármelo cuando esté dentro del colegio y ponérmelo fuera, que es lo que querían". Lo decía ayer por la mañana Nawal Amar, de 17 años, una de las dos alumnas con velo a las que la dirección del colegio Severo Ochoa no autorizó la entrada el pasado 1 de octubre por no llevar la indumentaria reglamentaria. A las 8.45 de la mañana, la calle Hermanos Laulet, en el barrio de Hadú, era un hervidero de alumnos, madres, padres y cámaras de televisión que esperaban la llegada de las dos adolescentes, Nawal y Nahid Mohamed, que aparecieron acompañadas por el presidente de la Unión de Comunidades Islámicas de Ceuta, Laarbi Maateis.

Las chicas, ataviadas con el hiyab y el chándal del colegio, llevan desde pequeñas estudiando en el Severo Ochoa, un centro concertado con 405 alumnos, el 87% musulmanes. La dirección del Severo Ochoa, "para no discriminar", decidió imponer el uniforme este curso. No sólo no permite el velo, sino tampoco las gorras, felpas o los piercings. Dos alumnos del culto islámico forman parte del consejo escolar del colegio que acordó la norma.

Pero la polémica continuará. Las chicas han sido readmitidas, pero el centro ha recurrido la decisión del Ministerio de Educación, que considera que el derecho a recibir una educación está por encima de las normas de vestir. El director provincial del ministerio, Juan José León, asegura que la vuelta a clase de las niñas "supone una enorme satisfacción porque es consecuencia de que las cosas han vuelto a los cauces normales". Por su parte, el presidente de la Unión de Comunidades Islámicas de Ceuta ha defendido el uso del velo en las aulas y mantiene que es uno de los preceptos del Islam. El uso del velo en los colegios públicos e institutos de Ceuta es habitual y hasta ahora no han existido mayores problemas.

Las dos alumnas del colegio Severo Ochoa de Ceuta que exigieron poder llevar el velo, arropadas por compañeros en su regreso ayer a clase.
Las dos alumnas del colegio Severo Ochoa de Ceuta que exigieron poder llevar el velo, arropadas por compañeros en su regreso ayer a clase.EFE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS