Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El director de instituto agredido en Málaga dice estar "muy frustrado"

Antonio Escámez, el director del instituto público Torre del Prado que fue agredido por el hermano mayor de un alumno, confesó ayer sentirse "muy frustrado" por lo ocurrido. "Estoy bien, recuperándome de la cuestión física, pero lo peor son los internos, los palos morales y conforme pasan los días más, se siente uno un poco frustrado", explicó. Escámez, que se encuentra de baja desde el pasado viernes, cuando se produjo la agresión, fue ayer al instituto para agradecer a sus compañeros las muestras de apoyo. El claustro de profesores celebró ayer una sesión extraordinaria para condenar la agresión.

Los hechos se produjeron sobre las 15.00 horas del pasado viernes a las puertas del instituto. Escamez regresaba a trabajar después de tomar un bocadillo cuando fue abordado por una persona de unos 25 años que de identificó como hermano de un alumno del centro de 15 años que había sido expulsado durante 29 días por agredir a un compañero. La familia del alumno no estaba de acuerdo con la expulsión y presentó una alegación que la dirección del centro rechazó. "Esto hay que arreglarlo aquí y ahora o no te mueves", relata Escámez que le dijo su agresor.

Cuando el director le pidió que no le molestara, el agresor le propinó un puñetazo en la cara que le hizo perder las gafas. Luego, según Escámez, le aggaró de la camiseta, le tiró al suelo y le propinó varios golpes que le causaron diversas contusiones.

Juicio

La policía local intervino tras la llamada de un profesor del centro e identificó al agresor. El juicio de faltas se celebrará mañana en un juzgado de Málaga y la delegación provincial de la Consejería de Educación ha prestado asistencia jurídica gratuita al director agredido.

Aunque Escámez reconoció que que sucesos así "hacen que tengas el temor de ser agredido en tu propio tabajo", dijo que en el instituto hay un buen ambiente y exculpó a los alumnos, con quien en general mantiene una buena relación. El instituto Torre del Prado se significa por las iniciativas para la difusión de los derechos humanos y valores de convivencia. El propio director fundó junto a unos alumnos el grupo Campanillas Blues Band en una iniciativa pionera de educación a través de la música rock.

Ayer Escámez contraponía la frustración por lo ocurrido con el compromiso y el tiempo "de vida personal" que dedica a su labor y recordaba que el fin de semana antes de la agresión lo pasó con unos alumnos en Doñana en un viaje por un premio de consumo ganado por el instituto.

Por otra parte, en Lora del Río (Sevilla), la comunidad docente de todos los centros educativos se concentró a las puertas del Ayuntamiento en señal de protesta por la agresión de un alumno a una profesora del instituto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de octubre de 2007