Reportaje:

Sexo por cable

Las cadenas de pago estadounidenses, reducto de las series más audaces

El título no puede ser más claro: Californication. Una mezcla de fornicación y California, dos palabras clave en la nueva serie de David Duchovny, donde interpreta a un escritor frustrado que ahoga sus crisis personales y su bloqueo artístico en intensas sesiones sexuales de una noche con las bellezas californianas que caen a sus pies.

"Tenía claro que si regresaba a la televisión sería para hacer algo completamente diferente, y las cadenas de cable ofrecen ahora esta oportunidad", reconoció este actor de 46 años, más conocido como el agente Mulder de Expediente X, que ahora se queda con el culo al aire, literalmente, en lo que la prensa estadounidense ha rebautizado como The sex files (Expediente sexo). No es el único que enseña sus carnes en esta nueva temporada, donde se está produciendo una revolución sexual nunca vista con anterioridad. Porque si el festival de sexo y senos de Californication se ha ganado a la audiencia para esta comedia de la cadena de cable Showtime -que en España estrenarán Cuatro y Fox-, la producción dramática de HBO Tell me that you love me tiene a los críticos obsesionados con una sola idea: ¿lo están haciendo de verdad? "Somos actores, no estrellas del porno", tuvo que atajar durante la presentación a la prensa la actriz Michelle Borth, una de las protagonistas de esta serie centrada en tres parejas y sus problemas sexuales, que comparten a partes iguales con su consejera sexual y con los espectadores.

La aclaración es necesaria dados los planos de esos momentos íntimos, incluida una masturbación que culmina en eyaculación, un momento mucho más explícito que cualquier otro acto sexual visto con anterioridad incluso en series como L. Un nuevo aire de liberación sexual que tiene a la audiencia dividida, mientras que los ejecutivos intentan rebajar ante la prensa el contenido carnal de la nueva temporada televisiva. "Nunca fue mi intención hacer una serie con tetas (sic) a diestro y siniestro, pero estoy seguro de que los habrá cegados por tanto seno", se defiende Duchovny, también productor de Californication, una serie que según la revista Entertainment Weekly tiene "más pechugas que una granja de pollos".

Hasta la fecha, las cadenas de cable de la televisión estadounidense han ido reescribiendo la moral en la pequeña pantalla, libres de la censura que pesa sobre los canales en abierto, víctimas de las presiones de los anunciantes. Los Soprano es el mejor ejemplo de este cambio en el lenguaje y en el grado de violencia mostrado ante las cámaras. Ahora le toca el turno al sexo, con HBO y Showtime compitiendo por mostrar no sólo todas las posturas posibles sino todos los tabúes. "No hay una sola escena que no sea parte integral de la historia que se cuenta", insistió Borth durante la presentación de Tell me that... Si el sexo en esta serie creada por Cynthia Mort (productora de Roseanne) es crudo, tortuoso y poco atractivo, como dice

Entertainment Weekly, lleno de "senos aplastados, vello púbico y ruidos extraños", el de Californication quiere ser más agradable y hasta divertido. "Para mí siempre ha sido más como Shampoo", cita Duchovny al recordar un clásico en la carrera de Warren Beatty.

"No es que el tipo de Shampoo fuera en busca de sexo fácil, es que caían a sus pies, algo mucho más gracioso", añade, a sabiendas de que hay al menos una persona a la que no le hace especial gracia todo esto: su esposa, la actriz Tea Leoni. Como se defiende Duchovny, "ella también tiene sus galanes, y como productor y como caballero hago lo posible para eliminar cualquier incomodidad durante el rodaje". Además, pese al sexo, Californication tiene grandes ventajas para los Duchovny. Con dos hijos pequeños junto a Leoni y más dedicado a su familia que a su carrera, Duchovny rueda su nueva serie en la ciudad de Venice, en la costa californiana, escasamente a 20 minutos de la casa de este padrazo.

Protagonistas de <i>Californication.</i> Sentado, David Duchovny.
Protagonistas de <i>Californication.</i> Sentado, David Duchovny.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 07 de octubre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50