Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP dejó 49 millones de deuda en el Ayuntamiento de Ourense

Los servicios jurídicos estudian la posibilidad de tomar medidas legales

El PP dejó una deuda de 49 millones de euros en el Ayuntamiento de Ourense, más del doble de su presupuesto ordinario. En concejalías como Cultura y Medio Ambiente, gestionadas por el anterior alcalde y ahora portavoz de la oposición, además de asesor personal de Baltar, Enrique Nóvoa, traspasó los límites legales. En total, el PP ejecutó gastos por 742.162,27 euros que no tenían cobertura presupuestaria.

Además de los 400.000 euros gastados por la concejalía de Cultura sin disponer de crédito ni del perceptivo aval del interventor, el PP autorizó gastos sin cobertura presupuestaria en otros departamentos hasta alcanzar los 742.162,27 euros. Una de las concejalías más gastadoras fue la de Medio Ambiente, que gestionaba Enrique Nóvoa antes de acceder a la alcaldía. Emitió facturas sin crédito por 94.759,48 euros.

"Una clara vulneración de la Ley de las Haciendas locales", sentenció ayer en comparecencia pública el concejal de Hacienda, el socialista Agustín Fernández, apuntando que los servicios jurídicos del Ayuntamiento "estudian las posibles medidas legales" a adoptar. "Los concejales no pueden hacer lo que les dé la gana si no tienen crédito", sentenció.

Para hacer frente a esta situación el Ayuntamiento recurrirá a una modificación presupuestaria de 2,4 millones de euros. Se trata de pagar a los proveedores los gastos de más de 740.000 euros autorizados sin la cobertura legal por el gobierno del PP "y los intereses que habrán generado".

En el caso de las facturas impagadas en el área de Cultura, el Ayuntamiento habilitará nuevos créditos para hacer frente a los gastos comprometidos para lo que queda de año por el anterior gobierno.

El responsable de Hacienda atribuye la "excesiva aceleración del gasto" al año electoral. Una afirmación que se desprende del hecho de que, además del gasto ilegal de Cultura en donde se firmaron facturas sin fondos, el gobierno del PP gastó por encima del presupuesto en partidas destinadas fundamentalmente a las asociaciones vecinales y a obras de infraestructuras en barrios de la ciudad.

Esta modificación de crédito es la tercera que asume el Ayuntamiento en lo que va de año. Con un presupuesto ordinario de 72 millones de euros, de los que dos millones se destinan a inversiones, y con un gasto de personal que se lleva el 70%, el PP acudió en los tres últimos meses de su mandato a un reconocimiento de deuda y a una ampliación de crédito por importe de ocho millones de euros, pese al reproche del interventor municipal que alertó del riesgo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de octubre de 2007