Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trabajo prevé bonificar un millón de empleos fijos en 2008

Caldera defiende la política social frente a los ataques del PP

Las políticas de Trabajo y Asuntos Sociales se han convertido en las grandes beneficiarias en el reparto del pastel presupuestario para 2008. "El Ministerio de Trabajo es el que más crece en términos absolutos", recalcó su titular, Jesús Caldera, en la presentación de las cuentas de su departamento para el año próximo. Trabajo contará con 8.026 millones de euros, casi 1.000 más que este año. El ministro se atribuyó la mayor parte de las políticas sociales del Gobierno y exhibió un balance de legislatura que prepara el terreno para las próximas elecciones. "Esta legislatura ha sido la de mayor incremento del gasto social en 20 años", subrayó Caldera.

Al igual que el día anterior en la presentación de los datos de empleo, el ministro fue desgranando su labor y contraponiéndola a la desarrollada por el anterior Gobierno del Partido Popular: "Hemos extendido derechos de los años ochenta que habían sido desatendidos por los Gobiernos de la derecha". En este terreno, citó las pensiones y el salario mínimo interprofesional y apuntó al propio Mariano Rajoy, líder de los populares, como responsable de la pérdida de poder adquisitivo de esa renta.

Caldera hizo hincapié en las políticas de creación de empleo -"nunca se han creado tres millones de puestos de trabajo en una legislatura, como ahora"- y aventuró que la tasa de paro, ahora en el 7,95% de la población activa, seguirá bajando. Las políticas de empleo cuentan con una importante dotación presupuestaria para el año próximo. Se destinarán 3.200 millones de euros para fomentar la contratación indefinida, cantidad casi idéntica a la de 2007. Eso indica que Trabajo no espera un repunte como el registrado hasta ahora en la contratación indefinida.

Para 2008 se prevé bonificar algo más de un millón de contratos indefinidos. El colectivo más numeroso es el de mayores de 45 años, seguido muy de cerca por las mujeres. Las bonificaciones por sustitución de bajas maternales, los discapacitados y los mayores de 60 años completan el cuadro de colectivos beneficiados.

Mayor es el incremento previsto para el servicio público de empleo estatal, encargado de abonar las prestaciones de paro. La dotación de este organismo crece un 7,6%, hasta 22.041 millones. "No porque preveamos un aumento del paro", se apresuró a aclarar el ministro, "sino porque han mejorado las prestaciones". La reforma laboral preveía una mejora de lo que perciben los parados mayores de 45 años con familia a cargo. Además, el incremento del salario mínimo en estos años eleva el cálculo de las prestaciones, vinculadas a esa renta.

Una de las partidas más novedosas de este año, aunque poco cuantiosa, es la destinada a pagar la ayuda de 2.500 euros que percibirán las madres con hijos nacidos a partir de julio de este año. El grueso de esta partida (unos 1.000 millones) se contabiliza como una deducción del IRPF, pues así lo percibirán las madres que realicen declaración de la renta. Para el resto se ha habilitado una partida de unos 200 millones de euros a cargo del Ministerio de Trabajo. Este capítulo se cargará al fondo de contingencia, una hucha que reserva todos los años el Gobierno para atender cualquier imprevisto que pueda surgir a lo largo del año. La ayuda natalicia no constituye un imprevisto, por lo que debería haber dispuesto de una partida propia, pero las dificultades para cuadrar las cuentas la han desplazado hacia ese fondo excepcional, que se creó en 2003 y reserva cada año el 2% del gasto presupuestario total. Trabajo alega que, según la ley general presupuestaria, no se pueden dotar partidas cuya ley no esté aún aprobada.

Caldera no quiso pronunciarse sobre la propuesta de salario mínimo que incluirá el programa electoral del PSOE -del que es coordinador- para las generales. En los próximos días, los sindicatos presentarán al ministro una iniciativa para elevar esta renta, que en 2008 alcanzará los 600 euros mensuales, al 60% del salario medio (ahora no llega al 40%). Todo indica que se aplazará la petición sindical de garantizar la revalorización automática de esta renta según la inflación real. El intento de aprobar esa cláusula hace casi tres años provocó gran revuelo en el Gobierno, pues el ministro de Economía, Pedro Solbes, se opuso a la medida, mientras Trabajo la apoyaba. Entonces se postergó, como ocurrirá ahora.

ATENCIÓN A LA DEPENDENCIA - Los recursos se duplican

Atender a las personas que no se valen por sí mismas es uno de los principales retos del Ministerio de Trabajo en esta legislatura. La Ley de Dependencia, que entró en vigor el pasado abril, contará en 2008 con el doble de recursos que este año para atender al doble de población. Se han presupuestado 871 millones de euros, que se destinan fundamentalmente a ayudas a domicilio, plazas en residencias o prestaciones económicas.

El ministro de Trabajo, Jesús Caldera, explicó ayer que todas las personas evaluadas como grandes dependientes tienen ya garantizada la atención. Sin embargo, las cifras están aún lejos de los objetivos. Hasta septiembre la han recibido 100.315 personas en todo el país, lejos aún de las 200.000 que Trabajo había proyectado para todo el año. Con todo, el ministro confía en rondar esa cifra, "quizá un poco más, quizá un poco menos". El año próximo serán 400.000.

Respecto al cobro de las ayudas, que aún no se ha producido, Caldera prevé que se ejecutará en diciembre. Esos retrasos y los problemas de coordinación con las comunidades autónomas están dificultando la ejecución real del gasto previsto para 2007. "Tengo la esperanza de que el año que viene se agotará el Presupuesto", apuntó el ministro.

INMIGRACIÓN - Crecimientos modestos

Pese a ser una de las políticas más necesitadas de recursos, la inmigración experimenta este año un incremento presupuestario bastante leve. El capítulo general de migraciones (incluye la atención a los españoles que residen fuera) crece el 2,2%. La partida que más crece es la integración a la inmigración, que aglutina la mayor parte del gasto de estos programas.

La integración de los inmigrantes se fomenta reforzando la actuación conjunta de la Administración central con las autonómicas y locales, que son las que más atribuciones tienen en esta materia.

El ministro Jesús Caldera ensalzó la política gubernamental respecto a la inmigración y la antepuso a la que desarrolló el anterior Gobierno del Partido Popular. "El crecimiento del Presupuesto en este terreno daría infinito porque entonces apenas había partidas para la inmigración", destacó.

También se refuerza al apoyo a las ONG, unas partidas financiadas con apoyo de diferentes fondos europeos.

Los españoles residentes en el exterior tienen reservada una partida de 140 millones de euros. Se desarrollará la oficina española del retorno, se reforzarán los programas dirigidos a jóvenes y mujeres y continuarán las medidas de protección de los ciudadanos en situación de necesidad.

IGUALDAD - 15 millones contra el maltrato

Al igual que ocurre con la atención a las personas dependientes, la Ley de Igualdad se enfrenta en 2008 al primer año completo de implantación. Ambos textos entraron en vigor ya empezado el ejercicio 2007, por lo que los recursos para 2008 tendrán que ser más cuantiosos. Ese esfuerzo presupuestario no se percibe en las políticas de igualdad, que recibirán 43 millones de euros, un 2,4% más que en 2007.

Jesús Caldera explicó que a esta dotación hay que sumar los más de 400 millones de euros que prevé la Seguridad Social para pagar las prestaciones por maternidad y paternidad, también contempladas en la Ley de Igualdad. El ministro aseguró que los últimos datos revelan una mayor acogida de la prestación por paternidad. Más del 60% de los posibles beneficiarios pidieron la prestación en septiembre, lo que coincide ya con la previsión del ministerio.

Trabajo también reserva una partida para ayudar a las empresas a configurar planes de igualdad. La ley obliga a las empresas de más de 250 trabajadores al menos a negociarlos, sin obligación de aplicarlos.

Uno de los capítulos que experimentan mayor incremento es el de las actuaciones contra la violencia de género, que crecen un 43%. Los 15 millones de euros previstos comprenden asistencia integral, ayudas sociales y asesoramiento jurídico. Además, se destinan 28,3 millones al Instituto de la Mujer, un 2,7% más que en el ejercicio anterior. Esa cifra incluye transferencias a las comunidades autónomas (que crecen el 62% con respecto a 2006); programas para la aplicación de la igualdad de oportunidades -con el objetivo de mejorar la situación laboral de las mujeres-, y las cuotas a destinadas a organismos internacionales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de octubre de 2007

Más información