Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las joyas arquitectónicas más allá de la M-30

Algunos de los edificios que dibujan la cara histórica de Madrid: el Hipódromo de la Zarzuela, el Rocódromo de la Casa de Campo, el Palacio del Pardo o el Palacio de Cristal, quedan más allá de la M-30. Alejados del centro y del ensanche, se levantan también muchos de los inmuebles que están perfilando la nueva ciudad. La Junta Municipal de La Latina, el Centro Cultural Lucero o algunas viviendas de protección oficial construidas con una ambición sin precedentes (las de David Chipperfield, Fernández-Isla y Santolaya o las de Sancho y Madridejos, en Carabanchel) se encuentran en los barrios que componen la periferia madrileña.

La arquitecta Amparo Berlinches lleva nueve años empeñada en inventariar todo cuanto tiene relevancia arquitectónica en Madrid. Todo. Ella y su equipo de colaboradores ya se patearon calles y archivos para sacar, en 2003, los dos primeros tomos de Arquitectura de Madrid (Fundación COAM) en los que pasaban revista a edificios y jardines del centro histórico de la ciudad y del ensanche que abraza, o ahoga, la M-30. Ahora han concluido el tercer tomo de ese inventario erudito y curioso dejándose las suelas en la periferia. Literalmente. Han tenido que hacerlo andando. Puede deducirse, ojeándolo, que para redactar este tercer volumen, los autores del libro han llamado a muchas puertas. Buena parte de los 1.226 edificios anotados son viviendas.

Esta guía-inventario incluye desde la única ermita mudéjar de Madrid (la antigua iglesia parroquial de la Magdalena en Carabanchel bajo) hasta los últimos bloques de viviendas de protección oficial concluidos por Jaime Duró o Carlos Revuelta, también en Carabanchel.

Los edificios de una ciudad forman su paisaje. Y su variedad tipológica o estilística habla de sus dirigentes tanto como de sus habitantes. Si los edificios antiguos revelan el pasado, la arquitectura reciente permite entrever el futuro porque distingue entre lo que está hecho para quedarse y lo que se construye con prisas, ambiciones meramente políticas o quimeras económicas. De todo eso toma nota este libro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de octubre de 2007