Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El conflicto de Irak

El 75% de los estadounidenses quiere reducir los fondos de la misión

La mayoría de los estadounidenses se oponen a la posibilidad de que el Gobierno de George W. Bush obtenga del Congreso los 190.000 millones de dólares (134.000 millones de euros) que reclama para Irak, según el nuevo sondeo encargado por The Washington Post y la cadena ABC. Sólo el 25% de los encuestados quiere que el Congreso conceda a Bush toda la financiación que pide, frente al 75% que desea que la cifra se reduzca. El 46% del total exige que la reducción de fondos sea considerable.

La encuesta muestra decepción tanto con el presidente como con el Congreso. La aprobación de Bush se reduce al 33%, lo que iguala la peor marca de su presidencia. Y únicamente el 29% aprueba el trabajo que está realizando el Congreso, el peor porcentaje desde 1995, cuando los republicanos controlaban la Cámara de Representantes y el Senado. La caída es de 14 puntos si se compara con el pasado enero, cuando los demócratas se hicieron con el control de la Cámara.

Pese al malestar global con respecto al Congreso, la actuación de los republicanos es peor valorada que la de los demócratas: a los primeros les aprueba el 29% y a los segundos, el 38%. Los demócratas obtienen mejores evaluaciones en prácticamente todos los ámbitos: Irak, sanidad, presupuesto federal, economía... Únicamente en los asuntos relacionados con el terrorismo ambos partidos logran calificaciones parecidas.

Buena parte de la decepción con respecto al Congreso procede de la actitud de los demócratas con respecto a Irak. La mayoría no cree que hayan hecho lo suficiente en oponerse a la guerra. La izquierda demócrata es la más crítica con la posición de los congresistas, y les censura la incapacidad para forzar un cambio sustancial en la política de Bush en Irak. Sin embargo, a la hora de buscar culpables del escaso trabajo legislativo emprendido por el Congreso, dos de cada tres culpan a Bush y a los republicanos.

Más gasto en sanidad

Al mismo tiempo, no hay consenso sobre cómo debe organizarse la eventual salida de tropas en el país árabe. El pasado julio, 6 de cada 10 decían que querían una reducción de tropas. Ahora, el 52% considera que hay que ir con cuidado, ya sea porque apoya el plan de Bush de reducir efectivos el próximo verano (38%), porque querría una reducción menor (12%) o porque no quiere ninguna reducción (2%).

El sondeo revela un apoyo importante al incremento del gasto público para la salud. Más de 7 de cada 10 encuestados respaldan el incremento de 35.000 millones de dólares para el programa de salud infantil que respalda la mayoría demócrata y que Bush amenaza con vetar. El 81% de los electores demócratas defiende aumentar el gasto público en salud, un objetivo compartido por el 69% de independientes y el 61% de republicanos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de octubre de 2007