Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal pide 15 meses de cárcel para los que quemaron la foto del Rey

Afirma que su único propósito era "dañar el prestigio" del Monarca

La Fiscalía de la Audiencia Nacional solicitó ayer 15 meses de prisión para los independentistas catalanes Jaume Roura y Enric Stern, que el pasado 13 de septiembre, encapuchados, quemaron en la plaza del Vino de Girona una fotografía de los Reyes para protestar por la visita oficial que don Juan Carlos realizaba a la ciudad. A pesar de lo elevado de la petición, y aunque fueran condenados, ninguno de ellos ingresará en la cárcel.

El fiscal considera que los hechos, ocurridos durante una manifestación de protesta de un centenar de independentistas por la presencia del Rey en Girona, se realizaron "con el único propósito de menoscabar y dañar el prestigio de la más alta representación del Estado".

El escrito que la Fiscalía presentó ayer en el juzgado destaca que "ambos acusados iban con el rostro tapado para no ser identificados" y que "tras colocar algunas fotografías de gran tamaño de SS. MM. los Reyes en el centro de la plaza, alguna de ellas boca abajo, las rociaron con gasolina y las prendieron con antorchas procediendo a su quema, mientras eran jaleados con diferentes gritos por las varias decenas de personas que se habían reunido".

Para el fiscal, la quema de las fotografías, en ese contexto y con el Rey en la ciudad, constituyen un delito de injurias graves contra la Corona, previsto en el artículo 490.3 del Código Penal, en relación con el artículo 208, todo ello con la agravante de utilizar disfraz.

El artículo 208 establece que "es injuria la acción o expresión que lesiona la dignidad de otra persona, menoscabando su fama o atentando contra la propia estimación".

Por su parte, el artículo 490.3 señala: "El que calumniare o injuriare al Rey (...) en el ejercicio de sus funciones o con motivo u ocasión de éstas, será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años si la calumnia o injuria fueran graves, y con multa de seis a doce meses si no lo son".

El caso es que el Tribunal Supremo ya estableció en noviembre de 1985 que prender fuego a una imagen del Rey constituye delito de injurias y resulta evidente que al encontrarse el Monarca en viaje oficial, debe estimarse que se encontraba en el ejercicio de sus funciones o, cuando menos, que la quema de las fotografías se produjo con ocasión de visita real en un viaje oficial. De ahí que la petición fiscal sea tan elevada.

El juez instructor Santiago Pedraz deberá ahora abrir el juicio oral y elevar el caso al juez de lo Penal, que previsiblemente señalará la vista para finales del próximo noviembre.

Mientras tanto, los dos jóvenes permanecerán en libertad sin fianza y sin medidas cautelares por entender el juez Pedraz que no existe riesgo de que los dos acusados vayan a eludir la acción de la Justicia.

Casos diferentes

Para mañana está prevista la declaración de nueve de los independentistas que en solidaridad con Roura y Stern quemaron fotografías del Rey en Girona y Molins del Rei (Barcelona) el pasado 22 de septiembre.

Los nuevos imputados fueron identificados por los Mossos d'Esquadra por medio de grabaciones de vídeo realizadas durante la manifestación de Girona. Los Mossos, sin embargo, no están desplegados todavía en Molins de Rei, y el Cuerpo Nacional de Policía no realizó grabaciones de los incidentes registrados.

La Fiscalía considera que los hechos, con ser del mismo tenor -la quema de fotografías del Rey- son radicalmente distintos, puesto que el Monarca ya no se encontraba presente en las citadas localidades catalanas y por lo tanto la quema de sus retratos no constituye delito de injurias en el ejercicio de sus funciones o con motivo u ocasión de éstas.

Por ello, muy probablemente, la Fiscalía mantendrá que los hechos merecen el reproche penal correspondiente, pero únicamente solicitará la imposición de una multa.

Por otro lado, el juez central de lo Penal, José María Vázquez Honrubia, ha señalado para el próximo 13 de noviembre el juicio por injurias a la Corona contra los dos humoristas de la revista El Jueves por caricaturizar a los Príncipes en pleno acto sexual. El fiscal solicita una multa de 3.600 euros para cada uno de los humoristas, Manuel Fontdevila Subirana y Guillermo Torres Meana, autores del guión y de la caricatura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de octubre de 2007