Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"En Madrid no funcionaría"

La calle que atraviesa la localidad de Bohmte, en el Estado federado alemán de Baja Sajonia, perderá a partir de junio el amparo de las normas de tráfico. Peatones, turismos, camiones y bicicletas compartirán la vía principal, una vez terminen las obras comenzadas hace dos semanas. Trabajos que en palabras del alcalde, el democristiano Klaus Goedejohann, transformarán la Bremer Straße en "una plaza pública" para los ciudadanos. Que deberán repartírsela con 13.000 vehículos cada día, tantos como habitantes.

"Hacerla peatonal habría terminado con los problemas de tráfico, pero muchos clientes de las tiendas de la Bremer Straße vienen en coche", explica el alcalde. Así que los munícipes decidieron "buscar un equilibrio" entre vehículos y peatones, en el que "no domine el tráfico rodado".

Bohmte ha recibido 600.000 euros de la Unión Europea para el proyecto, asumiendo en Alemania un papel pionero de la experiencia, cuyos frutos ya se recogen en varias localidades de la vecina Holanda. Y es que según el holandés Hans Monderman -teórico de este movimiento-, cuando vehículos y peatones comparten espacios públicos, las normativas complicadas sugieren una seguridad falsa. Muchos accidentes pueden evitarse permitiendo a los ciudadanos decidir quién pasa primero, quién frena y qué velocidad es la adecuada.

Udo Becker, catedrático de Ecología del Transporte en la Universidad Técnica de Dresde, defiende el proyecto "aunque con ciertas reservas". La idea le parece "magnífica y fascinante". Sin embargo, se necesitan "estudios muy exactos, porque algo que funciona en una pequeña ciudad holandesa no tiene por qué funcionar en un lugar como Madrid; es más, no funcionaría".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de septiembre de 2007