Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Más energías limpias al parqué

Eolia Renovables une a 22 sociedades con 37 parques eólicos y 6 solares para salir a Bolsa

Agruparse o quedar en la marginalidad. El desarrollo de la energía eólica ha alcanzado tal envergadura que a los pequeños propietarios no les queda otra alternativa que crecer en tamaño para ser competitivos con las grandes eléctricas. Así es como nace Eolia Renovables, una sociedad con vocación de salir a Bolsa que ha logrado convertir en socios a 22 promotores de parques eólicos.

Eolia Renovables será gestionada por Nmás1 y sale arropada por Citibank, Deustche Bank y el banco Sabadell en su salida a Bolsa

Hay pocas compañías de renovables que coticen en Bolsa, y son las que mejor han aguantado la agitación de las últimas semanas

La idea de agrupar en Eolia Renovables a pequeños promotores de parques eólicos y fotovoltaicos rondaba en la cabeza de Miguel Salís hace tiempo. Después de complejas negociaciones ha constituido la sociedad que será gestionada por Nmás1 Eolia, de la que Solís es consejero delegado. Citibank y Deustche Bank, y el banco Sabadell, con la asesoría jurídica de los despachos Garrigues y Davis Polk, intervienen en los preparativos para su salida a Bolsa, en competencia y coincidencia con el proyecto de Iberdrola de sacar a cotizar su filial Iberdrola Renovables, valorada por los analistas en torno a los 20.000 millones de euros. Los activos de una y otra no son comparables. Iberdrola, con sus 6.826 megavatios de potencia instalados es líder mundial en eólica. Frente este Goliat, Eolia aspira a ser la David de las renovables. Cuenta con 1.389 megavatios eólicos y 65 en fotovoltaica, por eso el ganar tamaño es la clave de su gestación.

"Hace diez años la industria eólica en España era cosa de emprendedores aislados que procedían en su mayoría del sector minihidráulico. Hoy es una industria madura líder mundial en la que participan las grandes eléctricas", sostiene Solis, ingeniero especializado en energía y ex vicepresidente de Jazztel.

En un mercado maduro el tamaño es un factor de competitividad decisivo. Los fabricantes de molinos prefieren negociar contratos plurianuales con las grandes operadoras eléctricas en condiciones mucho más favorables que con los pequeños promotores eólicos. Esa misma madurez ha sofisticado las reglas de participación en el mercado eléctrico en el que es difícil intervenir sin contar con personal cualificado.

Antes que Iberdrola

Los productores eólicos necesitan dotarse de centros de control de todos sus parques para poder cumplir las consignas del operador del sistema eléctrico en tiempo real. El incremento de la producción eólica les ha forzado a introducir aplicaciones que soporten los huecos de tensión en la red eléctrica para que no la agraven cuando se produce. Necesitan ajustar el coste de los desvíos de la producción, reducirla y calibrar su gestión porque de ella se derivan primas o penalizaciones en la retribución que perciban. "El sistema te exige tantos requisitos técnicos que tienes que funcionar con la complejidad de un operador energético convencional", apunta un analista de energía eólica.

La creación de Eolia Renovables y su salida a Bolsa responde fielmente a estos nuevos requisitos del mercado, así como a la búsqueda de financiación para crecer en Estados Unidos, la Unión Europea e India mediante adquisiciones, porque "la mayoría de los promotores eólicos de esos mercados están muy fragmentados", subraya Salís.

Eolia Renovables culmina en estos días el proceso de aportación de los activos de sus 122 promotores-socios. Entre ellos figuran Eduardo Merigó (a través de Preneal), es presidente de Visa, Eolia Mistral, Eolia Greggal y el banco Sabadell que aporta 86 megavatios eólicos y participa como colocador en la oferta pública de suscripción prevista para finales del mes de noviembre, antes que Iberdrola Renovables.

Preneal ostentará en Eolia entre el 15% y el 20% del capital, seguida por Inverduero (10%), propiedad de una constructora vallisoletana que preside la familia Llorente. Tendrán participaciones menores la inmobiliaria valenciana Gestesa, Bankinter, Fonditel, varias cajas de ahorro, el Sabadell (un 6%) y el propio Miguel Salís (entre un 2% y un 3%) que dirige la compañía a través de la sociedad gestora Nmás1 Eolia.

Jaime Ulloa, director de inversiones de Bancsabadell, asegura que la entidad apostó fuerte en 1998 como financiador y promotor de parques eólicos. "El proceso de concentración nos parece muy interesante con vistas a la salida a Bolsa, ya que no hay muchas compañías de estas características cotizadas y son precisamente las que mejor han aguantado la agitación de las últimas semanas". Ulloa resta importancia a la coincidencia con Iberdrola en su salida al parqué, porque cree que "hay suficiente apetito inversor en el mercado como para absorber las dos ofertas". Salís aporta otro argumento y es que la eólica va a seguir siendo la principal fuente de generación de electricidad limpia en los próximos años con tasas de crecimiento en torno al 20%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de septiembre de 2007