Jueces y fiscales progresistas critican la maniobra del Constitucional

La asociación Jueces para la Democracia y la Unión Progresista de Fiscales (UPF) tacharon ayer de "reprobable" la "jugada" del sector conservador en el Pleno del Tribunal Constitucional, en el caso de que responda a intereses partidistas la expulsión de los magistrados María Emilia Casas y Guillermo Jiménez, que ha dejado al ala progresista en minoría.

Durante la reunión anual de las dos asociaciones en Pontevedra, Gabriela Bravo, portavoz de UPF, manifestó que "si es una maniobra para conseguir esa mayoría conservadora a la hora de dilucidar las posibles constitucionalidades o no de estas leyes que están ahí -en referencia al Estatuto catalán y al matrimonio entre homosexuales-, se carga el Estado de derecho, y la institución del Tribunal Constitucional". Jaime Tapia, portavoz nacional de Jueces para la Democracia, instó a que los grupos y en especial el PP permitan la renovación del CGPJ para frenar el progresivo "deterioro" de este órgano en los últimos meses.

En Cataluña, mientras el Gobierno tripartito reclamaba al Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero que "reorientara" la situación del alto tribunal, el líder de Esquerra Republicana, Josep Lluís Carod Rovira, pedía directamente un referéndum de autodeterminación en caso de que la sentencia recorte el autogobierno que fija el Estatuto.

Todos los partidos, excepto el PP y Ciutadans, se expresaron en términos muy duros tras conocer que un magistrado del sector conservador tendrá el voto de calidad en la sentencia sobre la carta autonómica catalana. Iniciativa per Catalunya habló en términos de "jugada inmoral". Los socialistas se refirieron a la falta de "dignidad" del tribunal y los convergentes apostaron por celebrar un nuevo referéndum.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 28 de septiembre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50