Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Haya condena a 20 años de cárcel al 'carnicero' del hospital de Vukovar

La fiscalía pedía cadena perpetua por la matanza de civiles en Croacia

La matanza de 194 civiles, militares y simples heridos o enfermos que buscaron refugio en 1991 en el hospital general de la ciudad croata de Vukovar ha pasado a los anales de la guerra de los Balcanes como uno de sus capítulos más sangrientos. Su principal acusado, el ex coronel del Ejército yugoslavo Mile Mrksic, conocido como el carnicero de Vukovar, fue condenado ayer a 20 años de prisión por el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY). El fiscal pedía cadena perpetua para él y sus dos colaboradores.

La fiscalía había tratado de demostrar que tanto él, como el ex comandante Veselin Sljivanvanin, así como un tercer oficial, Miroslav Radic, orquestaron las muertes de 194 personas. Pedía para ellos cadena perpetua. Los jueces han considerado que el trío, conocido también como Los tres de Vukovar, no era responsable desde el punto de vista penal de las muertes. Mrksic, eso sí, cometió un crimen de guerra al dejar a las víctimas en manos de grupos paramilitares serbios sabiendo que podían asesinarles. Sljivanvanin recibió una pena de cinco años por haber cometido torturas, y Radic fue absuelto.

La sentencia ha sido recibida con irritación en Croacia. Las víctimas creyeron en que les salvaría la negociación entablada en su favor por las autoridades croatas desde Zagreb. En lugar de ello, fueron apaleados en una granja cercana, tiroteados y arrojados a una fosa común. Según el TPIY, Mile Mrksic "retiró a las tropas que vigilaban a los prisioneros en el hospital de Vukovar y consintió que las milicias acabaran con ellos".

Como entre los fallecidos había soldados croatas, que eran prisioneros de guerra, "no puede alegarse que el trío de acusados cometiera crímenes contra la humanidad o incurriera en el cargo de exterminación de civiles". Los jueces también negaron que tuvieran la intención de asesinar a los refugiados del hospital desde el principio. "La fiscalía afirma que actuaron de común acuerdo para acabar con las víctimas, pero no hay pruebas directas", dijo el juez Kevin Parker.

Mile Mrksic, un ciudadano serbio nacido en Croacia en 1947, fue ascendido a general después de la matanza. Retirado en 1995, estuvo huido de la justicia internacional hasta que se entregó al TPIY en 2002. A Veselin Sljivanvanin, originario de Montenegro, también le fue concedido un ascenso, en su caso a coronel. Su arresto se produjo en Belgrado en 2003 tras 10 horas de enfrentamiento entre sus seguidores y la policía.

En una decisión diferente, la Sala de Apelaciones del TPIY confirmó ayer el fallo absolutorio original de Fatmir Limaj e Isak Musliu, ex miembros del Ejército de Liberación de Kosovo. Habían sido juzgados en primera instancia por crímenes de guerra cometidos en el campo de prisioneros serbios y albaneses de Lapusnik.

SÍMBOLO DE UNA GUERRA

Tres militares fueron acusados de la muerte de 264 personas en el hospital de Vukovar. Se han podido probar 194 casos

Vukovar es la Srebrenica de la guerra de Croacia en 1991. Tropas del entonces Ejército yugoslavo bombardearon una ciudad de 20.000 habitantes

Un tribunal de Belgrado condenó en 2005 a 14 antiguos paramilitares serbios por las matanzas ocurridas en la ciudad fronteriza

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de septiembre de 2007

Más información