Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Durex cierra la fábrica de condones de Barcelona con 230 empleos

La multinacional británica traslada la producción a India y Tailandia

Durex ha pinchado. La popular marca de preservativos, propiedad de la multinacional británica SSL Healthcare Manufacturing, anunció ayer el cierre de la fábrica que tiene en Rubí (Barcelona), la última que mantiene en Europa, y el traslado de la producción a India y Tailandia, con costes laborales inferiores. El cierre, previsto para el primer trimestre de 2008, supondrá el despido de 230 personas, el 75% de ellas mujeres.

La noticia cayó como un jarro de agua fría sobre Rubí, una ciudad industrial de 70.000 habitantes del segundo cinturón metropolitano de Barcelona, donde Durex aterrizó en 1987 tras cerrar la planta que tenía en el Reino Unido. Pilló desprevenidos a directivos españoles y sindicatos, que se enteraron por los medios de comunicación.

La delegada sindical de UGT en la fábrica Lourdes Ruiz explicó que tanto la directiva como el comité de empresa habían sido citados ayer en un hotel cercano para asistir "a una reunión sobre un curso de informática para los trabajadores". Finalmente "resultó ser una cita para comunicar el cierre. Nadie imaginaba nada, ni siquiera los responsables de Rubí", aseguró.

La empresa se limitó a informar, en un escueto comunicado, de que el cierre tendrá lugar durante el primer trimestre de 2008, y que está motivado por la "pérdida de competitividad" a la que se ha visto abocada "como consecuencia de las condiciones que está desarrollando la competencia exterior en el sector de los profilácticos" y que han llevado a una "evolución claramente negativa de la situación económica y productiva".

Las ventas de Durex superaron los 19 millones en 2005 -últimos datos públicos disponibles-, frente a los 19,5 millones del año anterior, y obtuvo un beneficio de un millón de euros en cada ejercicio. "Trabajamos a un buen ritmo, a tres turnos, y producimos unos 1.800.000 preservativos al día", asegura el presidente del comité, José Manuel Gallego (USOC).

Costes más bajos

La multinacional trasladará la producción a India y Tailandia, con costes laborales más bajos. La medida forma parte de un plan de reorganización industrial de la multinacional, que también contempla el cierre del centro técnico de Cambridge y repartir su actividad entre Peterlee (noreste de Inglaterra), India y Tailandia.

"Exigiremos un plan social como Dios manda", avisó el responsable de Acción Social de Comisiones en la comarca, Javier Rubio, puesto que la empresa "va bien y gran parte de la plantilla tiene mucha antigüedad".

Durex, que se reunirá con los sindicatos el miércoles que viene para negociar las condiciones del cierre, tiene intención de recolocar a los 230 trabajadores "en el plazo más breve posible".

"Supongo que aprovecharé para reciclarme, tengo dos manos, algún trabajo encontraré", explicaba ayer por la tarde, a la salida de su turno, Pepi, de 43 años y que lleva la mitad de su vida en Durex. La mayoría de empleados son mujeres de entre 30 y 50 años, y muchas con hijos e hipotecas que se han encarecido. Es el caso de una joven de 34 años y madre soltera de un niño de tres: "Llega un día en que el parto también se acaba, se me ha cortado hasta la digestión", informa Sílvia Marimon.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de septiembre de 2007