Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Mercè 2007

El embajador del Vaticano en España defiende que los políticos vayan a misa

El nuncio del Vaticano en España, Manuel Monteiro, se remontó ayer hasta la época de la Gran Peste, en plena guerra de Cataluña y Francia contra los Austrias, 1651 concretamente, para defender que los políticos de los Estados aconfesionales acudan a misa. Monteiro lo dijo durante la celebración de la misa de la Mercè, copatrona de Barcelona, y a la que, como es habitual acudieron las autoridades municipales autónomicas y militares.

En un momento de la homilía, Monteiro recordó que existen documentos que prueban que en 1651 las autoridades de Barcelona y el gobernador de Cataluña se reunieron en la eucaristía para mostrar su agradecimiento a la virgen de la Mercè. El mensaje parecía claramente dirigido a los políticos que ayer, por primera vez, osaron romper la tradición y no acudir a misa. Éstos fueron los cuatro concejales de Iniciativa per Catalunya y dos de los cuatro que tiene Esquerra Republicana en el Ayuntamiento de Barcelona. Los otros dos republicanos, Jordi Portabella y Ester Capella, sí participaron en la eucaristía, junto con los del PP, de CiU y del PSC. Presidieron la ceremonia el alcalde, Jordi Hereu, y el presidente de la Generalitat, José Montilla, quien a principios de este mes delegó en Josep Lluís Carod Rovira la recepción al Dalai Lama en su visita a Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de septiembre de 2007