Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consell presume de superávit pero consolida el "céntimo sanitario" sobre las gasolinas

Gerardo Camps: "En sólo dos años hemos pasado de ir a la cola al pódium de ganadores"

Los valencianos estamos "en el pódium de los ganadores" pero pagamos más por la gasolina que en la mayoría de provincias limítrofes. En cualquier caso, si alguien ve alguna contradicción entre estos dos extremos, la culpa es del Gobierno central. Así, lo explicó ayer el vicepresidente económico del Consell, Gerardo Camps, que compareció eufórico para explicar que el plan de Estabilidad impuesto por el Gobierno central para hacer frente al elevado endeudamiento de la Generalitat se ha cumplido con creces. Pese a ello, el Consell mantendrá el "céntimo sanitario" en las gasolinas.

El Consell liquidó las cuentas de 2003 con un déficit de 971 millones de euros. El calibre de la deuda motivó que el vicepresidente económico del Gobierno, Pedro Solbes, impusiese a la Generalitat -también al gobierno catalán- un plan específico para que cada vez generase menos deuda. El citado plan obligó al Consell a imponer un nuevo gravamen sobre el combustible para automoción. El denominado "céntimo sanitario" que carga esta cantidad sobre cada litro de gasolina para financiar el gasto sanitario.

Gerardo Camps compareció ayer para explicar que el Consejo de Política Económica y Fiscal celebrado el pasado martes dio por hecho que la Generalitat cerró las cuentas de 2006 con un superávit de 138 millones de euros "en términos de contabilidad nacional". "En sólo dos años la Comunidad Valenciana ha pasado de ir a la cola a estar en el pódium de los ganadores", dijo el responsable económico del Consell. "En sólo tres años hemos pasado de ser la comunidad más deficitaria a ocupar el tercer puesto entre las autonomías con mayor superávit", prosiguió Camps, "además somos, de todas las comunidades con programa de estabilidad la única que ya lo ha cumplido y, por tanto, la única que sale de ese grupo".

Sin embargo, el cumplimiento del plan de Estabilidad no servirá para que los valencianos se libren de la sobrecarga del céntimo sanitario y paguen menos por la gasolina. "Esta Administración no contempla poder reducir este impuesto", señaló el vicepresidente económico del Consell.

Para Camps, renunciar al citado ingreso suplementario "sería una irresponsabilidad", ya que el Gobierno socialista no le da a la Generalitat los 400 millones de euros anuales que necesita para atender el gasto en sanidad, educación y bienestar social. Para el Consell, la retirada de este gravamen sería "dar excusas" al Gobierno central.

El consejero de Economía aprovechó para cargar las tintas contra el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero al señalar: "No podremos mantener nuestro ritmo de crecimiento si el Gobierno no atiende nuestra petición de revisar el sistema de financiación vigente [aprobado en su día por el PP]". Y añadió: "Pero la injusticia es todavía mayor, puesto que al mismo tiempo el Gobierno anuncia que en los Presupuestos Generales del Estado para 2008 incrementará la inversión destinada a Cataluña y Andalucía, en base a sus nuevos estatutos y debemos recordar que Cataluña cumple por los pelos con lo dispuesto en su programa de Estabilidad", remachó Camps. El PP se negó a especificar en la reforma del Estatut cuestiones concretas para mejorar la financiación como han hecho Andalucía y Cataluña, aunque sólo mantiene vivo el recurso contra el Estatuto catalán en el Tribunal Constitucional.

En este contexto, la coordinadora de Esquerra Unida, Glòria Marcos, reprochó al vicepresidente económico del Consell su "cinismo" por quejarse de la falta de financiación autonómica cuando no se quiso aprovechar el Estatut para mejorar la situación como otras autonomías. Marcos también acusó a Gerardo Camps de victimismo y advirtió que una mejora de la financiación no debería servir para mantener grandes eventos y enriquecer a los empresarios de Fórmula 1, sino para atender las necesidades de los ciudadanos.

La portavoz de Economía del PSPV en las Cortes Valencianas, advirtió al responsable de las finanzas del Consell que "no tiene ningún motivo para sacar pecho por haber finalizado un plan de saneamiento que fue necesario para poner en orden las cuentas públicas".

Moreno recordó a Camps que el plan de Estabilidad no incluye "la totalidad de las empresas públicas de la Generalitat dirigidas por personas que contratan y se endeudan con el dinero de todos los valencianos".

La portavoz socialista indicó las 68 entidades autónomas, fundaciones y consorcios de la Generalitat tuvieron unas pérdidas de 592 millones de euros el año pasado y que su deuda asciende en total a 5.778 millones, un 12% más que el año anterior. "Si la economía valenciana está tan estupenda que renuncie a cobrar el impuesto del céntimo sanitario", señaló.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de septiembre de 2007