Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Inquietud en los mercados

Bruselas revisa a la baja el crecimiento de la UE por la inestabilidad financiera

La crisis financiera originada por las hipotecas basura de Estados Unidos hará que la economía europea crezca en este 2007 una décima menos de lo previsto, según el nuevo diagnóstico de la Comisión Europea anunciado ayer por el comisario de Economía, Joaquín Almunia. El crecimiento promedio de los 13 países de la zona euro quedará en el 2,5%, mientras para el conjunto de la UE bajará hasta el 2,8%. La revisión no afectará a la economía española que, según el análisis de Bruselas, mantendrá este año una progresión del 3,7% en el PIB, como ya apuntaban las previsiones de primavera de la Comisión.

El informe mantiene en el 3,7% la estimación para España, pero reduce en cinco décimas el pronóstico para Francia

Almunia aplaza el diagnóstico sobre lo que ocurrirá en 2008 hasta ver lo que duran las turbulencias en los mercados

La Comisión Europea reduce en una décima la estimación para la zona euro en 2007 y la sitúa en el 2,5%

Bruselas estima que el ligero enfriamiento de la actividad en este final de año continuará en 2008, lo que permite aventurar que el PIB europeo crecerá aún menos, aunque la Comisión no dio nuevas cifras ayer (en mayo estimó un crecimiento del 2,5% en la zona euro para 2008).

"La economía global se asentaba sobre bases sólidas antes de las recientes turbulencias y, por lo tanto, en una posición relativamente buena para hacer frente a los actuales trastornos" señala la Comisión en su primer informe de coyuntura tras el estallido de la burbuja hipotecaria al otro lado del Atlántico. El Ejecutivo comunitario, no obstante, se cura en salud al apuntar que la buena situación vivida hasta ahora sólo será un escudo fiable "si los trastornos duran poco".

El informe de la Comisión señala que el recorte en la actividad económica detectado ahora se ve "parcialmente compensado por el impacto de un avance superior a lo esperado en el primer trimestre". Bruselas también revisó sus previsiones sobre la inflación, con un repunte de una décima para la zona euro (2%) y el conjunto de la Unión (2,2%).

El comisario Almunia indicó que para calibrar el impacto de la crisis financiera en la economía europea habrá que esperar a la evolución de varios factores: el rumbo de la economía de Estados Unidos, el endurecimiento de las condiciones financieras y la confianza de los consumidores.

De este ambiente de contención teñida de incertidumbre, la economía española sale bien parada este año, según las previsiones de la Comisión. El PIB español se mantendrá en el previsto 3,7%, con una estructura de desarrollo similar a la del año pasado, cuando el crecimiento se sostuvo en la demanda interna. Pero, "afectado por el menor dinamismo en este segundo semestre ya que tanto el consumo privado como la inversión en construcción deberían reducirse", según el análisis del Ejecutivo comunitario.

Almunia apuntó que la expansión de la economía española en esta segunda mitad del año será inferior a la del primer semestre, en el que se superó el 4%. "Estará más cerca del 3% que del 4%", con la vivienda como principal argumento, explicó el comisario. Aun así, "la desaceleración será gradual porque las condiciones se han endurecido, pero no por encima de determinados límites".

Reino Unido, España e Italia son las grandes economías europeas que resisten mejor la crisis este año, según la estimación de Bruselas. El crecimiento de Alemania se ve afectado en una décima y las peores noticias son para Francia (pasa del 2,4% al 1,9%) y Holanda.

Almunia fue cauto a la hora de hacer pronósticos sobre la marcha de la economía europea para el próximo año. "Mirando los ocurrido en 2007 se ve que las economías van a acabar con un ritmo de crecimiento menor y, por lo tanto, las consecuencias de la desaceleración van a ser evidentes", respondió a un diputado durante su comparecencia en el Parlamento Europeo para presentar el informe que por la mañana había adelantado en conferencia de prensa. No fue mas allá en su pronóstico, "porque dependerá de lo que duren las turbulencias". En el caso de España, los expertos coinciden en que el crecimiento del PIB se resentirá en 2008 (hasta una tasa anual en torno al 3%). Sin embargo, el Gobierno español mantiene sus previsiones de crecimiento para este año (3,8%) y el que viene (3,3%).

En la presentación del informe ante el Parlamento Europeo, Almunia destacó que la crisis originada por las hipotecas de alto riesgo estadounidense afectará a Europa "porque hay bancos e instituciones financieras europeos que han invertido" en títulos de deuda respaldado por esos activos. El comisario indicó que ese tipo de inversión era conocida, pero "lo que no se sabía era la distribución y acumulación de esos riegos". Por ello, reclamó más solvencia a las agencias crediticias y a los distintos supervisores de la actividad financiera.

Expansión hasta 2020

La futura evolución de la economía española también fue objeto de un informe de la división de banca de inversión de Deutsche Bank, informa Juan Gómez. El estudio, titulado "Continúa la historia de un éxito", concluye que el crecimiento español está garantizado hasta 2020, lo que permitirá a la economía española superar el PIB per cápita de Italia y Franca.

Los analistas del Deutsche Bank revisan otro informe que publicaron en 2005 en el que ya pronosticaban que España mantendría el crecimiento económico entre 2006 y 2020, aunque a una tasa un poco más moderada (2,8% anual). Y llegan a la conclusión de que la evolución de variables como el empleo, la innovación, la formación o la apertura comercial respaldan el pronóstico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de septiembre de 2007