La primera Diada del presidente Montilla

Manifestaciones laborales en Sant Boi y abucheos a ERC en Lleida

Empieza a ser costumbre que la celebración del Onze de Setembre en Sant Boi adquiera más tintes de reivindicación laboral que nacionalista, como no podía ser de otra forma en el Baix Llobregat. Ayer no fue menos y en las manifestaciones participaron trabajadores de Tecnimagen, planta en proceso concursal que emplea a 139 personal en Sant Boi, y los de Budelpack de Sant Just, que prevé despedir a otras 95. Todos ellos dedicaron silbidos, gritos y el sonido de una estridente sirena al presidente de la Generalitat, José Montilla, cuando se acercó a la iglesia de Sant Baldiri, donde se encuentra la tumba de Rafael Casanova, a depositar su ofrenda floral, informa Glòria Ayuso. Esta vez el presidente no se amedrentó y acudió a intercambiar unas palabras con los concentrados. Uno de ellos le espetó: "Tú no eras nada, yo no era nada. Ahora yo no soy nada y tú eres alguien que puede hacer algo por nosotros".

En Lleida, una veintena de jóvenes, la mayoría de la Candidatura de Unidad Popular (CUP), abuchearon a buena parte de los partidos, en especial a Esquerra Republicana, en su tradicional ofrenda floral en el convento del Roser, informa Lluís Visa. Las llamadas a políticas más soberanistas y a la creación de la veguería de las comarcas del Ebro centraron la celebración de la Diada en la provincia de Tarragona, informa Oriol Aymí. En Tortosa, la bandera catalana ondeó en solitario en el balcón del Ayuntamiento. Por su parte, en Girona, las protestas en contra de la línea de muy alta tensión y la interconexión con Francia centraron las concentraciones de la Diada, informa Natalia Iglesias.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS