Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de la Diputación de Lleida se baja el sueldo

La reducción de complementos afectará a todos los diputados

El presidente de la Diputación de Lleida, Jaume Gilabert (ERC), anunció ayer que en el pleno del próximo viernes se aprobará una reducción importante de los complementos salariales que hasta ahora cobran todos los diputados. La medida afectará al propio Gilabert, que con 108.220 euros anuales es el segundo presidente provincial mejor pagado de España, sólo superado por el socialista Celestino Corbacho, presidente de la Diputación de Barcelona [véase EL PAÍS del 20 de agosto].

Gilabert, que asumió hace menos de un mes el cargo con el mismo sueldo que tenía su antecesor, el convergente Isidre Gavín, explicó que la nueva corporación tendrá un coste económico inferior al de la pasada legislatura y que una de las razones de la reducción que se aprobará es "optimizar los recursos" y "dar una imagen de moderación". El presidente reconoce que los sueldos que cobran actualmente los diputados provinciales ya son suficientemente elevados.

El dirigente republicano no ha precisado la cuantía en la que se rebajarán los complementos que perciben los diputados, argumentando que muchos interesados desconocen la propuesta que se debatirá y aprobará el viernes. Estos complementos se fijan en la mayoría de los casos en función de si su dedicación al organismo provincial es total, parcial o especial. En la anterior etapa, los diputados podían recibir por este concepto un complemento salarial máximo de 3.000 euros. La medida, no obstante, no afectará al salario base aprobado el pasado día 8 en el pleno de constitución de la Diputación, gobernada por ERC y PSC.

El pleno del viernes servirá también para formalizar la continuidad de algunos cargos de confianza del anterior equipo de gobierno convergente, como el presidente del Patronato de Turismo, Xavier Moncayo, o el responsable del Gabinete de Presidencia, Xavier Manuel, un histórico de CDC que asesoró a los tres últimos presidentes de Diputación nacionalistas.

Estos dos nombramientos son, en opinión de Gilabert, una muestra de que la nueva Diputación está por encima de intereses partidistas. "No estamos haciendo un equipo con personas con carnet, pues de lo contrario algunas personas no estarían", concluyó Gilabert.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de septiembre de 2007