Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PNV mantiene que es precisa la unidad fiscal en los tres territorios

Urkullu: "Sería un problema para Guipúzcoa que quedara al margen de la armonización"

La Diputación de Guipúzcoa, que gobiernan en coalición el PNV y EA, aprueba mañana su nueva norma del Impuesto de Sociedades, después de que su responsable, Markel Olano, cierre hoy su ronda de contactos con el PSE y Aralar. El PNV insistió ayer por boca del portavoz de su ejecutiva, Iñigo Urkullu, en que Guipúzcoa debería aprobar un tipo general del 28%, el mismo que está vigente en los otros dos territorios desde el pasado mes de marzo.

Urkullu declaró en una entrevista en Radio Nacional que su partido "querría" que el tipo se situase en el citado 28% (4,6 puntos por debajo del actualmente vigente), "porque si no fuera así, sería Guipúzcoa la que quedaría desarmonizada". "Sería un problema para Guipúzcoa que quedara al margen de esa armonización, lo que llevaría a otras reflexiones posteriores", agregó. Aludía de esa forma el portavoz peneuvista a que sea preciso que el Parlamento eche mano por vez primera de la Ley de Armonización Fiscal al romperse la unidad tributaria entre las tres provincias.

Olano se reunirá esta mañana con los representantes de Aralar y del PSE para cerrar la ronda de contactos que planteó cuando anunció la fecha en que la Diputación aprobaría el nuevo impuesto. Hasta ahora se ha entrevistado ya con el PP y EB y a ninguna de las dos formaciones ha revelado cuál será el tipo que incluirá la nueva normativa.

Su interlocutor socialista será hoy el líder del PSE en la provincia y portavoz de su grupo juntero, Miguel Buen, quien ayer recalcó que le planteará a Olano que su grupo no aceptará un tipo de gravamen inferior al 30%, aunque está dispuesto a que se introduzcan en la nueva norma "amplísimas bonificaciones" a las empresas, "sobre todo, para la generación de empleo estable y para la investigación". "El tipo impositivo no es lo único determinante", subrayó

Los dos socios del Gobierno foral han mantenido en público diferencias sobre si el nuevo tipo ha de ser el 28% (defendido por el PNV) o el 30% (opción de EA). En cualquier caso, necesitarán en las Juntas Generales el apoyo de un tercer grupo para sacar adelante la norma, ya que carecen de la mayoría necesaria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de septiembre de 2007