Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

IU no logra el apoyo de Irisarri contra Reganosa

Una moción de Izquierda Unida en contra de Reganosa en el orden del día del pleno ordinario de fin de mes fue suficiente para presenciar el cortés enfrentamiento entre el PSdeG e IU, socios en el gobierno ferrolano, que una vez más evidenciaron sus diferencias a propósito de la planta de gas de Mugardos.

La escena que ayer representaron ambas formaciones de izquierda es prácticamente un calco, aunque con matices, a la que protagonizaron sus antecesores en el ejecutivo local de la ciudad, PP e Independientes por Ferrol (IF), durante el mandato anterior cada vez que la corporación abordaba en pleno la ubicación de Reganosa, que IF -al igual que Izquierda Unida- rechazaba.

Ayer, como entonces, los trece ediles del gobierno se presentaron en el salón de plenos con posturas enfrentadas y aparentemente irreconciliables sobre la regasificadora en el enésimo debate sobre la planta de gas. Yolanda Díaz, portavoz de IU, pidió el apoyo de la corporación ferrolana a los vecinos de Mehá, encerrados en el consistorio mugardés desde el pasado 23 de julio en protesta por la proximidad de la planta a sus viviendas. Solicitó que el regidor socialista, Vicente Irisarri, mediase personalmente en el conflicto para propiciar un encuentro entre los vecinos y el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, además de otra reunión similar con el Ministro de Industria, Joan Clos.

Los socialistas ferrolanos se atrincheraron en la defensa del potencial estratégico de la instalación después de recordar que el proyecto se gestó a la sombra del gobierno popular de Manuel Fraga y que el encierro vecinal compete al alcalde nacionalista de Mugardos. Al cierre de esta edición, continuaba el debate sobre la moción de IU, que previsiblemente será rechazada por los socialistas con los votos de PP y BNG desde los bancos de la oposición.

Reganosa no fue el único desencuentro que PSdeG e IU mantuvieron ayer. La formación de Yolanda Díaz cuestionó a última hora los usos de un edificio cedido por la Diputación que acogerá los Servicios Sociales del ayuntamiento. El cambio de parecer de IU alertó a la edil socialista de Bienestar Social, Beatriz Sestayo, que amenazó con dimitir si el proyecto no llegaba a buen puerto. La intención de Irisarri de crear un Centro de Recursos Sociales para la Infancia calmó los ánimos y relajó la tensión momentánea entre ambos socios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de agosto de 2007