Reportaje:

Tesis de guerra en Venecia

La Mostra inaugura hoy su 64ª edición con una firme apuesta por el cine estadounidense y las películas críticas con los conflictos bélicos recientes. El director del certamen, Marco Muller, defiende así la otra cara de Hollywood

La industria de Hollywood ha descubierto un nuevo filón: el análisis crítico de las recientes aventuras bélicas de Estados Unidos. Ésa es la impresión que se desprende de la lista de películas aspirantes al León de Oro en la Mostra de Venecia. El certamen veneciano, que arranca hoy, incluye en su selección dos películas sobre el conflicto iraquí y una revisión pesimista de la intervención en Bosnia. En la lista figuran también En la ciudad de Sylvia, el último trabajo del cineasta José Luis Guerín, y una sorprendente apuesta: un western protagonizado por Brad Pitt y dotado de un título exhaustivo, El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford.

Más información

Brian de Palma concursa con Redacted, una obra basada en hechos reales, realizada con las herramientas propias del documental. El autor de Carrie hurga en un delito cometido por tropas estadounidenses en territorio iraquí. El 12 de marzo de 2004, varios soldados violaron a una niña; luego la asesinaron y asesinaron también a toda su familia, para no dejar tras sí testimonios incómodos. Como la realidad suele ser sarcástica, ese mismo día, en la Casa Blanca, George W. Bush proclamó que Irak asistía a un "notable progreso" en materia de derechos de la mujer. De Palma utiliza en Redacted documentos de la investigación oficial y fragmentos de programas informativos de CNN y Al Yazira.

Más realidad iraquí, enfocada desde un ángulo indirecto: Paul Haggis, director de Crash, relata en In the Valley of Elah la peripecia de una pareja estadounidense que busca a su hijo, un soldado recién retornado de Irak. Los padres descubren que el hijo ha sido asesinado, y descubren también las causas.

La realidad, además de sarcástica, resulta inagotable. Richard Shepard (que, al margen de varios largometrajes, ha dirigido una pieza de gran impacto en la cultura popular contemporánea, el episodio piloto de Betty la fea para la televisión estadounidense) se inspira en una investigación periodística de la revista Esquire para echar un vistazo a los pecados de la CIA en Bosnia. Richard Gere interpreta en The haunting party a un periodista que descubre que Radovan Karadzic, el psiquiatra psicótico serbio que dirigió la limpieza étnica en Bosnia, fue protegido por la CIA.

Habrá que ver hasta qué punto se aproxima a la realidad el Jesse James encarnado por Brad Pitt. La película, dirigida por el australiano Andrew Dominik, fue concluida en 2005, pero se estrenará en Venecia 2007. Jesse James formó parte de las guerrillas sudistas que se negaron a aceptar la derrota en la guerra civil estadounidense y desarrolló después una destacada carrera como bandido. Sus éxitos profesionales incluyeron el asesinato de casi toda la población de Lawrence, un villorrio de 150 habitantes y una intensa cooperación con el Ku Klux Klan. Fue un tipo despreciable; cabe temer que el dúo Dominik-Pitt nos lo presente como un héroe incomprendido.

De vuelta a la realidad estricta, aunque disfrazada de ficción, Ken Loach realiza una nueva biopsia sin anestesia en los higadillos de la sociedad británica. Con It's a free world, hinca el bisturí en la industria de las agencias de colocación, para exponer el tumor de la precariedad, la inseguridad laboral y los inmigrantes sin papeles.

I'm not there, de Todd Haynes, director especializado en bucear entre las leyendas de la música popular contemporánea (la extraña Superstar, una historia de Karen Carpenter protagonizada por muñecas barbie, o Velvet goldmine, sobre los tiempos espeluznantes del glam-rock), reelabora la biografía de un personaje tan singular que merece pertenecer al universo de la ficción: Bob Dylan. Varios actores (Christian Bale, Heath Ledger y Richard Gere) y una actriz (Cate Blanchett) encarnan a Dylan en distintas fases de su vida.

Lee y Greenaway

Ang Lee (Brokeback mountain) lleva a la Mostra Lust, caution, una película que los anticipos publicitarios describen como thriller erótico. El relato de Lust, caution transcurre en el tormentoso Shanghai de los años treinta, en vísperas de la II Guerra Mundial. Otra propuesta de alto atractivo (y riesgo, según los gustos) es la de Peter Greenaway, el barroco autor de El vientre del arquitecto. Estrenará The night watching, en torno a La guardia nocturna, una de las pinturas más célebres de Rembrandt. Punto de partida: la clave para descubrir un asesinato se oculta en el cuadro. Tratándose de Greenaway, la cosa no debería degenerar en un Código Rembrandt.

El barcelonés José Luis Guerín (Innisfree, En construcción) concursa con En la ciudad de Sylvia, un drama sentimental filmado en Estrasburgo, enteramente en francés. La sinopsis descorazona un poco (un hombre viaja a Estrasburgo para buscar a una mujer a la que amó), pero la calidad artesanal de Guerín y su capacidad para extraer oro de las piedras (recuérdese En construcción) permiten albergar grandes esperanzas.

La Mostra dará inicio a su selección oficial con la proyección de Atonement (Expiación), de Joe Wright, cineasta que debutó firmando el guión de la durísima El hombre del brazo de oro (1955) y que dos años atrás dirigió Orgullo y prejuicio. Atonement, basada en la novela homónima de Ian McEwan, cuenta con la presencia de Keira Knightley, primera de las estrellas (George Clooney, Brad Pitt, Scarlett Johansson, Charlize Theron, Richard Gere, Tommy Lee Jones) que animarán la alfombra roja del Palacio del Cine.

Instalación de Dante Ferreti en el acceso al Palacio del Cine de Venecia.
Instalación de Dante Ferreti en el acceso al Palacio del Cine de Venecia.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción