Un millón de fieles chiíes huyen de la violencia en Kerbala

Decenas de muertos en los combates entre la policía y milicias en la ciudad santa iraquí

Más de un millón de peregrinos fueron evacuados ayer de la ciudad santa chií de Kerbala debido a fuertes enfrentamientos entre fuerzas iraquíes y milicias chiíes que causaron al menos 52 muertos y 200 heridos, según las autoridades. Los choques armados ocurrieron cerca de dos de los más importantes santuarios chiíes y, según la policía, en el tiroteo participaron milicias leales al clérigo Múqtada al Sáder y policías vinculados a las Brigadas Bader, organización rival.

Más información

Las fuerzas leales a Al Sáder atacaron a los guardas de seguridad cerca de dos de los más importantes santuarios chiíes de la ciudad, bajo protección de las Brigadas Bader, el brazo armado del Consejo Supremo Islámico Iraquí, informaron fuentes oficiales que pidieron el anonimato. Fuentes cercanas a Al Sáder afirmaron que la violencia se desató cuando la policía impidió a los peregrinos lanzar consignas en favor de Al Sáder y comenzaron a golpearlos.

En un principio, la policía iraquí temía que islamistas suníes de Al Qaeda intentaran lanzar un ataque a gran escala contra de los peregrinos, lo que hubiese aumentado las tensiones religiosas. Antes del tiroteo, los insurgentes intentaron tomar el control del área con disparos de armas automáticas, pero la policía afirmó que había impedido la acción.

Varios autobuses fueron enviados a Kerbala para sacar a los peregrinos de la zona. "Las entradas y salidas a la ciudad han sido aseguradas y fuerzas de otras provincias se han trasladado hasta allí", dijo el general Abdul Karim Jalaf. Kerbala era el centro de una de las principales fiestas chiíes, que debía prolongarse hasta hoy. Cientos de miles de peregrinos caminaron desde Bagdad para recordar el nacimiento de Mohamed al Mahdi, el último de los 12 imanes chiíes, fallecido en el siglo IX.

Un miembro del concejo de Kerbala describió la situación como un "caos", con peregrinos corriendo en todas las direcciones para escapar de los disparos. "No sabemos qué es lo que sucede", dijo. "Todo lo que sabemos es que el gran número de peregrinos ya era difícil de controlar, y ahora, ocurre el tiroteo". Antes del anochecer aún se escuchaban disparos en diversas partes de la ciudad, pero en el área cercana a los santuarios del Imán Hussein y el Imán Abbas había tranquilidad. En un signo de cómo la violencia en Irak se extiende a toda prisa, simpatizantes de Al Sáder incendiaron una oficina del Consejo Supremo Islámico Iraquí, en el distrito de Kadhimiya, en la capital iraquí.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Los simpatizantes de Al Sáder y del Consejo Supremo Islámico Iraquí son los dos principales grupos chiíes en el Parlamento, y se enfrentan por el control de varias ciudades del sur de Irak, donde predominan los chiíes. La lucha por el poder sirve de argumento a los críticos del primer ministro, el chií Nuri al Maliki, que busca demostrar que puede controlar al país.

Por otra parte, en el norte de Bagdad, el Ejército de EE UU mató a 33 insurgentes en un ataque aéreo con el objetivo de abrir un importante canal de riego tomado por los rebeldes, según fuentes militares. Mientras, en Afganistán, murieron ayer más de 100 insurgentes y un soldado afgano en enfrentamientos con la coalición internacional liderada por EE UU, según un comunicado. Durante los choques, en la provincia de Kandahar (sur), la aviación de EE UU bombardeó y destruyó numerosas posiciones rebeldes.

Coches incendiados durante los enfrentamientos de ayer en la ciudad santa de Kerbala.
Coches incendiados durante los enfrentamientos de ayer en la ciudad santa de Kerbala.AP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción