Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Luz verde a la vacuna del cáncer de útero

Las comunidades autónomas y Sanidad deben decidir si financian el tratamiento - Cada año se diagnostican 2.000 tumores de cérvix, por los que mueren 500 mujeres en España

El Ministerio de Sanidad ha decidido poner en el mercado la vacuna contra el virus del papiloma, la causa de los cánceres de cuello de útero. En el primer Consejo de Ministros del nuevo titular del departamento, Bernat Soria, se ha decidido desempolvar un tratamiento que hacía más de medio año que había recibido el visto bueno técnico, pero al que faltaba la autorización para su comercialización. Con la decisión de ayer comienza un proceso que se espera que termine a primeros del año que viene.

Los consejeros del PP ya habían dicho que inmunizarían en sus comunidades

Tras el visto bueno del Ministerio de Sanidad a la comercialización de la vacuna, ésta debe pasar por tres pasos importantes: la fijación de un precio -competencia del Ministerio de Sanidad-; decidir si la financia el sistema sanitario público -también decisión del Ministerio, aunque después de escuchar a las comunidades autónomas-, y fijar si esta vacuna se incluye en el calendario común para todos los niños y adolescentes del país, lo que debe determinarse en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, el órgano en el que están representados el ministerio y las consejerías de salud.

El cáncer de cuello de útero es uno de los escasos tumores de los que está certificado que su causa es un virus. La vacuna es preventiva, lo que quiere decir que debe suministrarse a niñas antes de que tengan relaciones sexuales, ya que la vía de transmisión del virus es la genital.

España es un país con una baja incidencia de este tipo de tumores Se calcula que cada año se diagnostican unos 2.000, lo que da una tasa de prevalencia de 7,6 casos por cada 100.000 mujeres. Por culpa de este tumor fallecen cada año unas 600 mujeres.

La vacuna -de la que hay dos en el mercado- protege sólo contra algunos de los más de 100 virus del papiloma existentes (cuatro tipos en el producto de un laboratorio y dos en otro), aunque son las cepas que más cánceres provocan (el 70%). Éste ha sido uno de los argumentos utilizados hasta ahora por quienes creían que no era urgente su utilización: aunque una niña se vacune a los 12 años, por ejemplo, ello no las protege al 100% de posibles infecciones. Los críticos afirman que, de hecho, la idea de que se disfruta de una mayor protección puede hacer que las adolescentes bajen la guardia, lo que, aparte de permitir que el virus se transmita, puede ser vía para otras enfermedades de transmisión sexual.

Por ello la vacuna, aunque ayudará a frenar la expansión del virus, no evitará otras pruebas, como las citologías -el famoso test de Papanicolau- que todas las mujeres adultas deberían hacerse cada año. Precisamente, el éxito de España en la lucha contra este tipo de cáncer se debe, según los expertos, a esta prueba. Con ella se detectan las lesiones en el cuello del útero cuando todavía son pre-cancerosas y se pueden extirpar o tratar antes de que degeneren en una dolencia más grave.

El otro gran inconveniente de la vacuna es su precio. Aunque todavía no se ha fijado el que tendrá en España, en los otros países que la han aprobado ronda los 600 euros por niña. En una primera oleada habría que vacunar a las 600.000 niñas de entre 10 y 12 años, lo que supondría un gasto de 360 millones de euros. Y, luego, cada año, a las aproximadamente 200.000 que cumplen los 10 anualmente. Todo este desembolso no evitaría otros gastos, como el mantenimiento de las citologías, por lo que algunos expertos sostienen que la vacuna no cumple con los criterios de coste-eficacia (es demasiado gasto para lo que ahorra).

Sin embargo, con la decisión de sufragarla e incluirla en el calendario, como parece lo más probable, Sanidad cierra uno de los frentes que mantiene con las comunidades del PP. Muchas de ellas, con Madrid a la cabeza, ya han anunciado que tienen reservado el dinero para proporcionar la vacuna aunque no sea una decisión conjunta. Con ello se volvería a romper el acuerdo sobre el calendario de vacunas pactado hace año y medio.

UN CÁNCER EVITABLE

- En 2002 -último año con datos- se diagnosticaron 2.103 casos de cáncer cervical en España.

- El tumor está causado por algunos tipos de virus de la familia del papiloma, sobre todo los llamados 16 y 18 (hay más de 100 tipos), que producen el 70%.

- La vacuna es preventiva: no evita la enfermedad una vez que la mujer se ha infectado, sino el contagio. Éste es, habitualmente, por vía sexual, aunque puede haber otros mecanismos.

- La mayoría de los hombres y mujeres tienen el virus -es el que causa las calenturas en la boca cuando se tiene fiebre- pero sólo una baja proporción desarrolla un cáncer.

- Se calcula que la vacuna costará entre 500 y 600 euros por persona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de agosto de 2007

Más información