La izquierda 'abertzale' mantiene un homenaje prohibido a tres etarras

El Movimiento pro Amnistía anunció ayer que mantiene el acto anunciado para hoy en San Sebastián en homenaje a tres etarras muertos en 1991 durante un tiroteo con la Guardia Civil. El Departamento vasco de Interior ha prohibido la convocatoria, pero los organizadores han decidido desafiar la orden y exigir al lehendakari, Juan José Ibarretxe, que no deje que la Ertzaintza "provoque altercados".

En una nota de prensa remitida después de comunicarse la prohibición del homenaje, la izquierda abertzale hizo un llamamiento a la ciudadanía a participar en este acto que organizan todos los años coincidiendo con el aniversario de la muerte de los miembros de ETA Iñaki Ormaetxea, Patxi Irizar y Jokin Leunda en el barrio donostiarra de Morlans.

El Movimiento por Amnistía considera que, con la prohibición, el Gobierno vasco "se ha quitado el disfraz", ya que "aunque muchas veces se esconde bajo decisiones de la Audiencia Nacional, esta vez lo ha prohibido por iniciativa propia". E instaron a Ibarretxe a que no envíe a la policía vasca a impedir el acto porque puede crear "altercados". "Está en tu mano", le advirtieron al lehendakari.

Guerra de banderas

En esta misma línea, el grupo parlamentario de EHAK, criticó la prohibición decretada por la consejería de Interior. Esta formación se sumó a la petición dirigida a Ibarretxe de no mandar a la Ertzaintza a impedir "el homenaje pacífico" de esta tarde.

La prohibición de Interior se produce una semana después de los incidentes ocurridos en la localidad vizcaína de Amorebieta, donde la izquierda abertzale convocó un homenaje al etarra Pelopintxo. En este sentido, el juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo ha remitido a la Fiscalía los informes elaborados por la Ertzaintza y la Guardia Civil tras la concentración que se celebró en esta localidad en sustitución del homenaje al dirigente terrorista.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Por otro lado, ANV, la marca con que Batasuna logró presentarse a las pasadas elecciones municipales y forales, agitó ayer la polémica que todos los años se crea en las fiestas de Bilbao con las banderas que se colocan en el Ayuntamiento. Este partido sostuvo que la bandera española es sinónimo de "negación de derechos", por lo que pidió al alcalde bilbaíno, el peneuvista Iñaki Azkuna, que "si quiere quedar bien con todo el mundo" sólo ice la ikurriña, afirmó Borja Sarrionaindia, cabeza de lista de la ilegalizada ANV al consistorio de Bilbao. A este respecto, el delegado del Gobierno en el País Vasco, Paulino Luesma reclamó la colocación de todas las enseñas oficiales, como ha ordenado una reciente sentencia del Tribunal Supremo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS