Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanz se aleja del discurso del PP y promete estar con el Gobierno en la lucha contra ETA

El candidato asume en su investidura "la mayor responsabilidad" en la crispación previa al 27-M

La transformación del candidato de UPN a la presidencia de Navarra, Miguel Sanz, se acelera a medida que se acerca la segunda votación de investidura, que se producirá esta tarde, al no alcanzar ayer la mayoría absoluta. Si el jueves Sanz acogió siete de las 12 propuestas programáticas de los socialistas, ayer hizo suyas cuatro más. Pero lo más sorprendente de su intervención fue que, tras cuatro años de azote con "la venta de Navarra a ETA" y el "que vienen los vascos", ahora asume "la mayor responsabilidad" en el clima de crispación previo a las elecciones del 27-M. Y sobre todo, que, muy lejos del discurso del PP, también se compromete a estar "al lado del Gobierno en la lucha contra el terrorismo".

Sanz no logró la mayoría absoluta en esta primera votación. De los 50 miembros del Parlamento navarro, obtuvo el apoyo de los 22 de su formación y los dos de Convergencia de los Demócratas de Navarra (CDN), la escisión de UPN liderada por el ex presidente Juan Cruz Alli. De los 26 votos restantes, 25 fueron contrarios a la investidura y uno nulo al llevar escrito "Nafarroa Bai, PSN e IU" en lugar de "no". La segunda votación, para la que sólo es necesaria la mayoría simple, está prevista para las 17.30 de hoy. Los 12 parlamentarios socialistas se han comprometido a abstenerse, por imposición de la ejecutiva federal, por lo que, salvo sorpresas, Sanz será hoy presidente.

Ayer, antes de la primera votación, los cinco grupos con representación en la Cámara (UPN, Na Bai, PSN, CDN e IU) tuvieron su turno en el debate. Sanz se mostró dialogante con todos, aunque mucho más con los socialistas, en los que espera apoyarse para sacar adelante sus propuestas en la legislatura. Si en su discurso programático del pasado jueves hizo suyas siete de las 12 medidas de carácter social que puso sobre su mesa el líder del PSN, Carlos Chivite, ayer añadió cuatro más. Sólo dejó fuera una: el rescate de la autopista de peaje AP-15, que une Pamplona con en sur de la comunidad, por el enorme costo que supondría la indemnización a la concesionaria.

Roberto Jiménez, el nuevo portavoz socialista, que sustituye al dimitido Fernando Puras, sacó provecho de la nueva situación y planteó condiciones firmes que Sanz no hubiera aceptado hace sólo unos meses. Tras exponer los dos principales objetivos de su grupo -"distender la vida política" y "modificar la acción de gobierno"-, avisó al candidato de que, para contar con su apoyo, "tendrá que modular sus políticas y sus formas", porque "diatribas y falsedades de tal calado como la entrega de Navarra a ETA por parte del presidente del Gobierno de España ya no las escuchamos y no las volveremos a escuchar".

En el terreno antiterrorista, el portavoz socialista ofreció a Sanz "un consenso básico" pero "sin exclusiones previas", es decir, aceptando en él a los que quieran adherirse, incluidos los nacionalistas. Ese acuerdo sólo existiría si Sanz se comprometiera a "no utilizar la política antiterrorista en el debate político" y a reconocer "el liderazgo del Gobierno de España en esta materia", dos puntos ya contenidos en el Pacto Antiterrorista firmado por el PSOE y el PP bajo el mandato de José María Aznar que Sanz ha incumplido sistemáticamente, al apoyarse en su tesis de la "venta de Navarra a ETA" en el fallido proceso de paz, que culminó en la manifestación celebrada en Pamplona en marzo, a la que acudió la plana mayor del PP.

Sanz, en su réplica, se atribuyó "la mayor responsabilidad, aunque no la única", en el abismo que ha separado a ambos partidos por su discurso de confrontación con Zapatero, pero animó a los socialistas a "superar frustraciones y resentimientos". "Si hace falta modular nuestras políticas, se modularán; y si hace falta rebajar el pulso político, se rebajará, porque es el momento de mirar al futuro", afirmó. Acto seguido se comprometió a "estar al lado del Gobierno en la lucha contra el terrorismo", aunque, dijo, "eso no implica que discrepemos del llamado proceso de negociación". "Si la lealtad es no utilizar el terrorismo contra el Gobierno, de acuerdo", sentenció.

El cambio de talante también afectará al recurso de inconstitucionalidad del Ejecutivo navarro contra la Ley de Dependencia. "En cuanto se arregle una cuestión de forma que afecta al Fuero, retiramos el recurso", prometió Sanz.

LA OFERTA DEL PORTAVOZ DEL PSN

"Le ofrezco la posibilidad de llegar a un consenso básico en materia de lucha antiterrorista en Navarra, del mismo modo que lo alcanzamos en ocasiones anteriores. Sin exclusiones previas, sin condiciones partidarias, sin ningún tipo de restricción. Sólo con tres requisitos: el de la mutua lealtad de quienes se sumen al consenso, el compromiso de no utilizar la política antiterrorista en el debate político y el reconocimiento del liderazgo del Gobierno de España en esta materia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de agosto de 2007

Más información