Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La china Lenovo acelera su expansión mundial con una oferta sobre Packard Bell

El tercer fabricante de ordenadores personales busca ampliar cuota de mercado en Europa

Las compañías chinas prosiguen su rápida expansión internacional. Esta vez le toca a Lenovo, tercer fabricante mundial de ordenadores personales, que anunció ayer su intención de comprar la europea Packard Bell, valorada por los analistas en unos 600 millones de euros. El objetivo de la empresa presidida por Yang Yuanqing, uno de los grandes empresarios chinos afiliados al Partido Comunista, es ganar cuota de mercado en el Viejo Continente, donde ahora ocupa el sexto lugar en ventas, y entrar de lleno en el segmento medio-alto de consumidores.

Packard Bell, con sede en Holanda, asegura ser la tercera empresa del sector en Europa, con unas ventas anuales de 1.500 millones de euros, aunque algunos expertos rebajan su puesto en el escalafón. Su propietario actual es el multimillonario chino-estadounidense John Hui, que la compró el año pasado a la japonesa NEC. Hui confirmó ayer que está negociando con Lenovo.

Nacida de un proyecto de investigación puesto en marcha por el Gobierno chino en 1984 con apenas 18.000 euros, Lenovo irrumpió en la escena internacional en 2004 con la compra del negocio de ordenadores personales de IBM por 1,2 millones de dólares (unos 900 millones de euros). De cerrarse con éxito, la adquisición de Packard Bell sería la segunda gran operación transatlántica de la compañía china y reforzaría su capacidad para competir con las dos gigantes del mercado, Dell y Hewlett-Packard, ambas estadounidenses, y con la taiwanesa Acer.

La compra de Packard Bell encaja como un guante en la estrategia diseñada por el consejero delegado de Lenovo, William Amelio, para expandir la compañía fuera de China y aumentar las ventas directas a los consumidores en todo el mundo; es decir, hacer de la empresa una auténtica multinacional. "Para Lenovo es como un estimulante cardiaco", afirmó el analista Charles Guo, de JP Morgan, a la agencia Reuters. "La operación le ayudará a crecer, especialmente en Europa, y a consolidar su posición de tercer vendedor global de ordenadores personales".

Lenovo multiplicó por 13 sus beneficios en el segundo trimestre de este año, hasta alcanzar los 45 millones de euros, principalmente como consecuencia del fuerte aumento de sus ventas y de un recorte de plantilla. Con sedes en Pekín y en el Estado norteamericano de Carolina del Norte, es una de las pocas empresas chinas que han decidido crear una marca global invirtiendo fuera de su mercado nacional. Los analistas vaticinan que el ejemplo cundirá en los próximos años y que cada vez más compañías nacidas en el gigante asiático se convertirán en operadores globales.

Yang Yuanqing pertenece a los llamados capitalistas rojos, un grupo de jóvenes emprendedores con carné del Partido Comunista Chino (PCCh) que en pocos años han convertido pequeñas empresas en corporaciones cotizadas en Bolsa.

Avezado jugador de pimpón y conocido por un afán vendedor que recuerda a los pioneros del capitalismo anglosajón,Yang entró en la compañía en 1989 y tardó muy poco en convertirse en mano derecha de su fundador, Liu Chuanzhi, de ahí su apodo de Joven Mariscal. Como responsable de la división de ordenadores personales, comercializados entonces con la marca Legend,Yang capitaneó la rápida expansión de Lenovo mediante la captación de clientes, la negociación de alianzas y la adquisición de empresas.

Con el propósito de expandir Lenovo fuera de China, Yang, de 42 años, se ha rodeado de ejecutivos occidentales. El fichaje más sonado fue el de su actual consejero delegado, que dejó su puesto en Dell para unirse a Yang en diciembre de 2005. La operación desencadenó un pequeño éxodo de directivos de Dell a Lenovo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de agosto de 2007