Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Excluidos de la carrera de Medicina recurren la admisión de alumnos lusos

Los portugueses logran el 15% de las plazas en la facultad compostelana

El 15% de los admitidos para iniciar la carrera de Medicina son portugueses y, por primera vez, han podido acceder a la Universidad de Santiago sin tener que superar la selectividad. Este primer paso para derribar las fronteras entre los campus europeos ha tropezado con la oposición de un grupo de gallegos que se ha quedado fuera de la facultad. Estos estudiantes impugnarán el proceso porque creen que los admitidos lusos tuvieron ventaja.

"Se ha producido una perversión en el sistema de acceso: los estudiantes extranjeros ingresan con ventaja sobre los nacionales", señalan los estudiantes excluidos de la carrera de Medicina en el recurso que presentarán ante la Comisión Interuniversitaria de Galicia (CIUG). Estos aspirantes a médicos que no podrán cursar la titulación en Santiago se sienten discriminados porque aseguran que los admitidos portugueses han logrado su plaza con la nota que obtuvieron en el bachillerato, ya que en su país "no existe ninguna prueba de acceso a la universidad a nivel estatal".

A diferencia de otras universidades españolas, añaden los afectados, las de Galicia no exigen ninguna prueba lingüística a los estudiantes europeos que, desde este año, pretendan entrar en su sistema universitario. "Se llega al absurdo de que a los alumnos gallegos se les exige estudiar sus dos lenguas vehiculares (gallego y castellano) y un gran dominio de las mismas en las pruebas de selectividad, para que, finalmente, vengan a ocupar sus puestos alumnos que no acreditan conocer ninguna de las dos", argumentan esta veintena de estudiantes, que han preparado un modelo de recurso ante la CIUG para que otros perjudicados se unan a sus reclamaciones.

El vicerrector de Oferta Docente e Espacio Europeo de Educación Superior, Máximo Pló, rechaza estas críticas y se confiesa "orgulloso y contento" de que estudiantes portugueses hayan logrado 50 de las 300 plazas para cursar la carrera de Medicina en Santiago. "Trabajamos para ser una universidad de referencia", afirma. "No sólo queremos portugueses, también alemanes, ingleses... los mejores alumnos de cada país".

Pló niega que los aspirantes lusos a médicos gocen de ventaja sobre los gallegos, ya que, en contra de los que alegan los afectados, sí realizan una prueba de acceso a la universidad en su país. El vicerrector no se plantea exigirles a los estudiantes extranjeros que superen un examen de idiomas para poder estudiar en un campus gallego, como sí hacen universidades andaluzas y extremeñas. "En Galicia, ¿qué competencia lingüística ponemos? La lengua de la Universidad es el gallego y si hacemos la prueba de gallego, ¿se la hacemos también a los valencianos?", se pregunta Máximo Pló.

La titulación de Medicina ha sido este año la que más nota exige en Galicia para poder matricularse (un 8,40, casi dos décimas más que el curso anterior). La Universidad compostelana admite que el número de portugueses que han sido admitidos en la carrera es "un poquitín mayor" de lo que esperaban. Los críticos con el sistema empleado aseguran que la inexistencia en Galicia de una prueba lingüística para alumnos extranjeros ha tenido un "efecto llamada".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de agosto de 2007