Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crisis inmobiliaria empieza a pasar factura a la banca alemana

La crisis inmobiliaria en Estados Unidos sigue afectando a los mercados alemanes. Tras conocerse el pasado lunes las pérdidas ocasionadas al tercer banco alemán Commerzbank y las críticas dificultades del Banco de Industria Alemán (IKB), varias entidades financieras alemanas se vieron forzadas ayer a dar cuenta de sus inversiones en el sector inmobiliario norteamericano.

Pese a que se sucedieron las llamadas a la calma, por la mañana se hizo público que el banco inmobiliario Hypo Real Estate (HRE), con sede en Múnich, es la primera empresa del índice Dax directamente afectada por la crisis. El Hypo salió al paso de los rumores y desmintió que los ruinosos negocios de alto riesgo hipotecario en EEUU vayan a afectar a su cuenta de resultados. Aún así, las explicaciones no evitaron la bajada en su cotización bursátil. Los títulos del HRE cerraron la semana a 41,16 euros. Dos semanas antes cotizaban a 50 euros por acción.

Créditos para IKB

El grupo bancario estatal KfW y la Federación de Bancos Alemanes aprobaron créditos para evitar la bancarrota de IKB y un posible efecto dominó. El presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, quitó hierro a la situación. "No debe dar lugar a mayores preocupaciones", afirmó. En una entrevista a la agencia Reuters, Juncker consideró que lo sucedido en EE UU -y, en menor medida, en algunos bancos europeos- no es demasiado alarmante".

El mismo tono adoptó el pasado jueves en Fráncfort el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, en su última rueda de prensa. Pidió Trichet tranquilidad a los inversores y señaló que los mercados financieros se enfrentan a un "proceso de normalización". La autoridad monetaria europea seguirá "con gran atención", según su presidente, "el desarrollo de los mercados". Trichet aconsejó además a los inversores que se adapten a las nuevas valoraciones de riesgos con objeto de "evitar correcciones abruptas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de agosto de 2007