Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:A LA PARRILLA

Animales

Un experto en audiencias explicaba que los documentales de animales tienen más público cuanto más grande es el bicho protagonista. Es decir que para subir el share mejor un reportaje sobre elefantes que sobre mosquitos. Con todo, no siempre resulta eso cierto. Hace unos diez años triunfó en la cartelera un documental francés, Microcosmos, sobre los insectos que hay en la hierba. "El Parque Jurásico de su jardín", decía la publicidad. Esta semana, los de El escarabajo verde (La 2) dedicaron su programa, media hora nada menos, a recuperar una crónica sobre el escarabajo de la palmera. Resulta que en algunos palmerales de Elche se ha instalado un dañino bicho cuyas larvas destrozan el nervio del árbol. Ha llegado en palmeras importadas de Egipto y combatirlo es técnicamente muy complicado. Cultivadores y autoridades están en plena batalla contra esta plaga pero, a juicio de los autores del reportaje, nadie se ha atrevido a tomar la medida cautelar más higiénica: prohibir las importaciones de palmeras de determinadas procedencias. Y lo atribuían a un problema de dinero. Un buen reportaje sobre un problema muy desconocido.

Obviamente, en la parrilla televisiva hay muchos otros animales, mucho más simpáticos. En La Sexta acogen en Bichos y Cía los vídeos que los propietarios graban de sus animales. Una muestra de este indulgente mundo de las mascotas. Ahí están los dibujos animados de Vaca y pollo o los curiosos concursos de belleza vacuna o de habilidad perruna para conducir un rebaño (Cuatro y TV-3) o un slalom atlético, los premios Agility en Cuatro donde se pone a prueba tanto la agilidad como la obediencia del can. Y, finalmente, los excesos. Tanto en el cariño (un 49% de los italianos creen que los animales tienen alma) como en la barbarie. En la web de Tele 5 sigue viva la noticia que muestra una fiesta en un pueblo toledano: los jinetes deben degollar a mano un ganso. La única gentileza hacia el animal es que ya lo cuelgan muerto para la competición.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de agosto de 2007