La Generalitat estudia ahora las licencias ilegales de L'Atzúvia

La Generalitat se ha interesado ahora por el caso de las licencias concedidas por el Ayuntamiento de L'Atzúvia, gobernado por el PP, para la construcción de lujosos chalés en suelo no urbanizable y con permisos para erigir casas de labranza. La práctica, que se ha desarrollado en suelo clasificado como "zona agrícola de protección" -véase EL PAÍS del 29 de julio pasado-, ha motivado un escrito que Cristina Serrano, secretaria autonómica de la Consejería de Medio Ambiente, Agua, Urbanismo y Vivienda, ha dirigido a la organización Acció Ecologista-Agró -que denunció el asunto en su día- en el que informa de las medidas puestas en marcha al respecto.

Según el escrito, se ha ordenado una inspección del agente medioambiental y se ha solicitado al alcalde de L'Atzúvia que informe sobre las construcciones denunciadas y que remita las licencias de obras otorgadas. Además, da cuenta de una resolución de la Secretaría Autonómica de Territorio y Medio Ambiente por la que se requiere al municipio para que anule determinadas licencias. Serrano también informa a la organización ecologista de que se ha instado la elaboración de informes por parte de la Abogacía de la Generalitat, para que, si procede, se impugnen las licencias irregulares concedidas.

Las construcciones denunciadas se levantan en parcelas de menos de 10.000 metros cuadrados -superficie mínima para poder construir- y superan los 200 metros cuadrados edificados -algunos llegan a 300-, cuando las casas de labranza permitidas en la zona no deben superar los 32 metros cuadrados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 01 de agosto de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50