Un estudio revela que el pasado año sólo se acabaron 9.386 viviendas protegidas frente a 123.799 libres

Una vivienda de construcción pública por cada 13 privadas. Ése es el balance del mercado inmobiliario andaluz, según un informe realizado por el Centro de Estudios Andaluces. Si en 2006 se terminaron 123.799 viviendas libres, sólo se acabaron 9.386 protegidas.

Los datos del último año son el reflejo de la tendencia que muestran las cifras recopiladas por el Ministerio de la Vivienda, según las cuales, en la última década (entre 1996 y 2006) el peso de las viviendas privadas construidas se ha multiplicado por cuatro en Andalucía, mientras que el peso de las protegidas se ha reducido el 54%. El dato andaluz duplica al de la media española, donde el peso de la vivienda pública sólo ha caído el 25%.

Andalucía es la comunidad autónoma con el parque de viviendas más extenso: 4.032.000, por delante de Cataluña y Valencia, en consonancia con el peso de la población andaluza en el conjunto de España (el parque inmobiliario andaluz representa el 17,34% del español y la población andaluza supone el 18,6% de la de todo el país).

El estudio revela también la existencia en Andalucía de 630.301 casas vacías (un 15% del total). Sevilla y Málaga son las dos provincias con mayor porcentaje de viviendas en desuso y juntas representan el 40% del total de las casas vacías que hay en la comunidad. Málaga acapara también la mayoría de las segundas residencias. El 31,4% de las 621.128 existentes en la comunidad están en esta provincia, casi siete veces más que Jaén, la provincia con menos viviendas de este tipo.

El estudio destaca también la preferencia de los andaluces a vivir en una casa de su propiedad. El 84% de las familias es propietario de su vivienda principal, un porcentaje 2,4 puntos superior al de la media española y 20 puntos más alto que el europeo. En Francia, sólo el 63% es dueño de la casa en la que habita.

El precio del metro cuadrado residencial se ha triplicado en Andalucía en la última década, según los datos del informe, al pasar de 513 a 1.683 euros. Este incremento está probablemente detrás de que la preocupación de los andaluces por la vivienda haya crecido ocho puntos en los sondeos de opinión entre los años 1997 y 2005, hasta situarse como la tercera preocupación, tras la sanidad y la educación, y por delante de la seguridad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 01 de agosto de 2007.

Lo más visto en...

Top 50