_
_
_
_
_

El fuego que abrasa Gran Canaria obliga a evacuar a 2.200 personas

El incendio calcina 60 casas, afecta a 5.000 hectáreas y moviliza al Ejército

Gran Canaria se quema por dentro. El fuego que se inició el pasado viernes ha abrasado ya cerca de 5.000 hectáreas en el interior de la isla y amenaza a varios municipios. En uno de ellos, Mogán, se vivieron ayer los momentos más peligrosos. Las llamas abrasaron 80 viviendas, entre ellas la del alcalde, Francisco González, y obligaron a evacuar a 1.000 personas, la mitad de los vecinos, que fueron atendidos en polideportivos alejados de los principales frentes del fuego. En total, en la isla fue necesario desalojar a 2.200 personas. El Ejército duplicó sus efectivos en la Unidad Militar de Emergencias y el Gobierno autónomo tuvo que hacerse cargo de la coordinación para sofocar el incendio.

La batalla contra el fuego es especialmente complicada debido a las rachas de viento, de 70 kilómetros por hora; las altas temperaturas, superiores a 40 grados, y la complicada orografía de las cumbres de la isla por donde corren las llamas. La Guardia Civil tuvo que cerrar al tráfico varios tramos de carreteras que conducen a las zonas más altas de la isla. El Gobierno canario aseguró que la situación en Mogán es "dramática". Su presidente, Paulino Rivero, consideró que la situación actual es "muy difícil, muy compleja y de extrema gravedad".

El trabajador forestal que supuestamente causó el fuego el pasado viernes prendiendo unas cerillas para protestar por su precario contrato ingresó ayer en prisión por orden de la juez de Arucas.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_