El trazado del AVE entre Ourense y Santiago destapa por primera vez tumbas de la Edad de Hierro

La visión científica de la prehistoria del territorio que llegaría a ser Galicia se encuentra en proceso de clarificación. Una de sus mayores zonas de sombra, los ritos funerarios y los lugares de enterramiento de los habitantes de los castros, puede iluminarse gracias a los arqueólogos que trabajan en el Castriño de Bendoiro, en Lalín. Por primera vez han identificado estructuras funerarias datadas en la Edad de Hierro, entre el año 600 antes de Cristo y el primer siglo de la era cristiana, que coinciden con los asentamientos castrexos y su cultura.

"Aún es pronto para hablar de hallazgo, porque no hemos encontrado restos materiales en ninguna de las dos tumbas delimitadas, que son los que ayudan a establecer fechas", señala con cautela la directora de la excavación de Bendoiro, Pilar Fernández Pintos, "pero, sin embargo, en el castro sólo hay restos de la Edad de Hierro". Los vestigios metálicos de una de ellas "no tienen forma, por sí mismos, que delaten la época". Fernández Pintos explica que si se confirma la hipótesis de datación de las tumbas, "sería la primera tumba de inhumación de la Edad de Hierro del noroeste peninsular".

"Hasta ahora únicamente se conocía alguna tumba de incineración perteneciente a épocas anteriores, no un espacio para depositar el cuerpo del difunto, como en la actualidad". La apertura de la Edad de Hierro parecía haber eliminado las tumbas de inhumación de la geografía del noroeste.

Las excavaciones del Castriño de Bendoiro, en el término municipal de Lalín, que comenzaron una primera fase de sondeo en octubre del pasado año, fueron provocadas por el trazado del AVE entre Ourense y Santiago.

La extensión del castro

"Durante esta etapa se determinó la extensión del castro; el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias, en colaboración con la Consellería de Cultura, decidió variar el recorrido del tren con un túnel para salvar el castro", relata la arqueóloga. Por el momento, los 14 arqueólogos que trabajan en Bendoiro apenas han estudiado la zona sur del castro. "Falta la zona norte, mucho más extensa y en la que investigaremos más de 20 especialistas en el tema", dice Fernández Pintos. La segunda parte de las excavaciones comenzó en mayo, con la previsión de 115 jornadas de trabajo, "aunque probablemente se alarguen".

La Edad de Hierro conforma la tercera etapa de la prehistoria, después de la de Piedra y la de Bronce, y antecede a la Romanización en el noroeste de la península Ibérica. En el área de lo que hoy se conoce como Galicia, la introducción del hierro posibilita la aparición de la denominada cultura castrexa, que implicó la instalación en poblados de las tribus indoeuropeas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS