Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Puerto de Bilbao prevé culminar su expansión en 2020 con cinco muelles

Sus 6,5 kilómetros de atraque podrán acoger a más de 30 barcos a la vez

El Puerto de Bilbao prevé culminar hacia 2020 su expansión, iniciada en 1992, con la construcción de cinco nuevos muelles, que le proporcionarán 6,5 kilómetros de líneas de atraques y la posibilidad de acoger a más de 30 barcos a la vez (ahora la media de buques en carga y descarga es de 10). Este año empezarán las obras de su quinto muelle, adosado al dique de Zierbena, con un presupuesto de 41 millones de euros.

A éste se añadirá otro en la misma dársena, cuya ejecución está prevista para 2012. Con ellos, la inversión en obras de ampliación habrá superado los 630 millones. Esta cantidad aumentará con los tres nuevos muelles diseñados para 2020 (ver gráfico), con una superficie total de 600.000 metros cuadrados y que aportarán una línea de atraque de casi dos kilómetros.

El crecimiento de las instalaciones no se ha detenido desde 1992, cuando comenzó la fase inicial de extensión, que se prolongó hasta 1998. Entonces se ganaron al mar un total de 150 hectáreas de suelo, que permitieron habilitar el denominado muelle 1. Ahora hay otros tres en funcionamiento, con una inversión total de 460 millones de euros.

La filosofía de la Autoridad Portuaria, que preside José Ángel Corres, ha sido durante esta década acometer las ampliaciones según la demanda que surgía, sin marcarse un plan concreto de expansión. Pero las previsiones se han cumplido con creces y eso ha llevado a los gestores a diseñar el dibujo definitivo del puerto. Si los planes se desarrollan según el guión fijado, tendrá un total de nueve muelles a finales de la próxima década.

La siguiente ampliación está ya en marcha. Se acaba de adjudicar por 41 millones de euros y un plazo de ejecución de 22 meses las obras del llamado muelle AZ-3, adosado al dique de Zierbena. Con él, se ganarán al mar más de 23 hectáreas y se dispondrá de casi 600 metros de línea de atraque. Se destinará a mercancía general y carga rodante.

Para 2012 se espera disponer del AZ-2, adosado al anterior, y una línea de atraque de 900 metros. Este muelle tiene ya realizado el proyecto y falta la licitación. A medio plazo estarían los otros tres muelles pendientes (los denominados A4, A5 y A6), que no se espera acometer hasta 2020. Los tres supondrán otras 60 hectáreas ganadas al mar y con ellos se completan las posibilidades de ampliación en el dique abrigado del Abra.

Mayor operatividad

"Ya no se podría hace más ahí dentro", apunta un responsable del Puerto. Con los nuevos muelles, la superficie actual de atraque de tres kilómetros se elevará hasta los 6,5 y aumentará significativamente la operatividad de la Puerto bilbaíno, que en los últimos años ha crecido ininterrumpidamente su tráfico de mercancías. Actualmente, acoge a una media de diez barcos a la vez y con la ampliación del dique abrigado concluida se superarían los 30.

La ampliación de estos últimos años ha supuesto, desde principios de año, el cierre definitivo de las actividades portuarias en el canal de Deusto, con lo que el recinto portuario ya está fuera del municipio de Bilbao.

La ampliación no ha sido estrictamente portuaria, ya que se ha desarrollado una zona industrial hasta el dique de Punta Lucero, donde se ubican, como principales instalaciones, las dos plantas de Bahía Electricidad y Bahía Gas. Actualmente se está acometiendo la construcción de una planta de sulfato sódico y otra de ácido sulfúrico, a lo que se unen los proyectos de otras energías limpias. Así, se han adjudicado dos plantas de biodiesel a la empresa Biocombustibles de Zierbena y a Bunge Ibérica, respectivamente, mientras que otras dos de biodiesel y una de bioetanol están pendientes del estudio de impacto medioambiental y las autorizaciones definitivas para la modificación del planeamiento urbano. Según los datos aportados por el Puerto, están reservadas 21 hectáreas para la producción de energías limpias.

Desde 2002, el Puerto de Bilbao no ha parado de aumentar su tráfico de mercancías. Los últimos datos, correspondientes al primer semestre, registran 18,7 millones de toneladas, un 5% más que en mismo periodo de 2006. En el pasado ejercicio ya logró su récord de movimiento de mercancías con 37,2 millones de toneladas, lo que le sitúa en el cuarto puesto en España, por detrás de Algeciras, Valencia y Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de julio de 2007