Tráfico denuncia por error del radar a un autobús que iba a 235 por hora

Un autobús urbano, no se sabe si con pasajeros a bordo, hacía las veces de un bólido de fórmula 1. Su silueta aparece fotografiada cuando circulaba a 235 kilómetros por hora por la zona de Zorroza de la autopista A-8. Algo insólito. Al conductor, que no era Fernando Alonso ni Kimi Raikkonen, le ha llegado una denuncia de la Ertzaintza por rebasar el límite máximo de velocidad, fijado en ese punto exacto en 80 kilómetros por hora.

La sanción no ha prosperado finalmente al comprobarse que la medición del radar fue errónea. La empresa Bizkaibus, a la que pertenece el autobús articulado que cometió semejante infracción, ha asegurado que la denuncia es "absurda" porque el vehículo multado "tiene limitada la velocidad máxima entre 80 y 85 kilómetros por hora".

Interior ha reconocido que el aparato falló por razones que aún se desconocen y se están averiguando. Andoni Arriola, director de Tráfico, quien admitió el error, confirmó ayer que la sanción ha quedado anulada. Aseguró que "todo se subsanará" y "trataremos de que no se vuelva a repetir".

La Ertzaintza ha localizado unos 20 casos similares, todos en Vizcaya y siempre con vehículos largos. Arriola asegura que los radares "han pasado los controles en el Instituto Nacional de Meteorología". La sanción al conductor de Bizkaibus fue cursada, explica, porque este trámite "se realiza de forma automática" y el responsable de tramitarlo "no se fijó en la velocidad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 27 de julio de 2007.