Miles de incendios forestales por la ola de calor devastan el sureste de Europa

Las previsiones anuncian un descenso de las temperaturas en los próximos días

Dos personas murieron ayer en Grecia por la ola de calor que ha elevado el mercurio a los 45 grados en los últimos seis días y ha causado miles de incendios forestales en el sureste de Europa. El calor dará un respiro a las zonas afectadas, pues las temperaturas bajarán entre 5 y 10 grados este fin de semana, según los pronósticos. Las incidencias climatológicas también se han cobrado la vida de dos personas en el Reino Unido. Dos hombres fueron hallados muertos en un campo deportivo en Tewkesbury, una de las zonas más afectadas por las inundaciones.

"Nos enfrentamos a una situación extremadamente difícil: muchos incendios en muchos frentes, en numerosas partes del país", dijo el portavoz de los bomberos griegos, Yannis Stamoulis, a Reuters. El Gobierno ruso enviará un avión para ayudar a combatir los incendios forestales que han arrasado 4.500 hectáreas en Grecia. Ya han muerto 15 personas en el país en lo que va de verano. La ola de calor sofocante de los últimos seis días ha sido la peor en 110 años, según el Observatorio de Atenas.

En Hungría, donde 500 personas han muerto y cientos han sido hospitalizadas por el calor, las temperaturas ya han amainado, pero las autoridades se enfrentan a las reclamaciones de los agricultores, que exigen compensaciones por la pérdida del 30% de sus cosechas por la sequía.

Donde también han proliferado los incendios es en los Balcanes. Ayer se registraron nuevos fuegos pese a que la temperatura ha bajado. Sólo en Serbia, unas 5.400 hectáreas fueron arrasadas por el centenar de incendios aún activos. Además, en el monte Rtanj, al sureste del país, el fuego ha consumido 600 hectáreas de bosque. Las autoridades emitieron una alerta por el riesgo de que se propague y según las primeras estimaciones, los daños rondan los cinco millones de euros. En la vecina Macedonia, unos 25 incendios seguían activos y más de 5.500 hectáreas de terreno quedaron destruidas.

Mientras, el Consejo de Ministros italiano declarará hoy el estado de calamidad nacional en las zonas del sur y en la isla del Cerdeña, devastadas también por una ola de incendios.

Dos muertos en Inglaterra

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Los habitantes del Reino Unido siguen lidiando con las inundaciones. Dos hombres fueron encontrados muertos en las instalaciones del campo de rugby de Tewkesbury, una de las zonas más afectadas por las inundaciones de los últimos días. Al parecer los hombres murieron intoxicados al inhalar las emanaciones de gasóleo de la bomba extractora con la que drenaban el agua acumulada en las instalaciones.

Pese a las lluvias de ayer, la situación en la zona afectada por las riadas parece haber mejorado. La Agencia de Medio Ambiente sólo mantiene tres alertas de peligro de inundaciones inminentes: dos en el Támesis a su paso por Oxford y una en el río Ock cerca de Abingdon (Oxfordshire). Ya sólo son 140.000 los residentes de la zona de Gloucestershire que siguen sin suministro de agua corriente, una cifra que días atrás se elevaba a 350.000.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS