Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Una ciudad averiada

El computador Mare Nostrum dejó de calcular cuatro horas

El apagón no sólo afectó a miles de vecinos, comercios y el tráfico de la ciudad. También hizo caer al gigante de la computación europea, el supercomputador Mare Nostrum del Barcelona Supercomputing Center-Centro Nacional de Supercomputación, instalado en el Campus Norte de la Universidad Politécnica.

El Mare Nostrum dispone de un sistema de alimentación ininterrumpida capaz de suministrar energía durante un par de horas a los discos donde se almacena la información, explica Francesc Subirada, director asociado del BSC-CNS. Pero no puede suministrar los más de 600 kilovatios que consumen los 10.240 procesadores del equipo y el potente sistema de refrigeración.

La máquina no para nunca. El lunes por la mañana tuvo que hacerlo durante cuatro horas, dos para volver a ponerla en funcionamiento. Algunos experimentos no tuvieron mayor problema porque el equipo restituye las simulaciones informáticas al punto en que quedaron con el apagón. "Es posible que algún trabajo llevara un mes calculándose en el ordenador y que se perdieran algunos datos, pero como máximo los de los últimos tres días". Mare Nostrum trabaja ahora en proyectos sobre proteínas, astronomía y medio ambiente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de julio de 2007