Entrevista:MARGARITA URÍA | Diputada por el PNV en el Congreso

"Nos interesa más el autogobierno que las grandes inversiones de Madrid"

Margarita Uría (Bilbao, 1953) llega a la cita con EL PAÍS con atuendo veraniego, aunque en el cielo hay más nubes que claros. Como en el PNV, a las puertas de un proceso de renovación que confía "sepamos hacerlo bien".

Pregunta. Veo que llega a la entrevista con el artículo de Imaz y el documento sobre pacificación aprobado por unanimidad en su partido en octubre de 2005. ¿Suscribiría el texto de Imaz?

Respuesta. Claro, a mí me gustó desde el primer momento. Me pareció sensato y cuerdo. Acordar en Euskadi y negociar con el Estado desde la legalidad vigente. Y esa legalidad nos lleva al pacto con el Estado, pero sin recortar el acuerdo al que lleguemos aquí.

P. ¿Habrá un candidato de consenso para el EBB?

"Sería un error muy gordo que Zapatero renunciara a saber lo que está pasando dentro de ETA; pero hoy no hay nada que hacer con ellos"
"¡Claro que firmaría el artículo de Imaz 'No imponer, no impedir'. Lo que pretendía con él básicamante era enviar un aviso a EA y EB"
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

R. La formación de la voluntad en el PNV tiene sus cauces, pero actuaremos con sensatez, pese al interés de determinados medios de airear las fisuras.

P. ¿No creerá que la polémica con el artículo de Imaz la ha montado la prensa? Un texto que, por otra parte, demostraría que está dispuesto a dar la batalla interna, contra el sector soberanista, y también externa, a EA y EB.

R. Al margen del ruido mediático, me parece un aviso a los que hacen anuncios en relación con la consulta, dos formaciones EA y EB que parece se estaban adelantando para sacar la cabeza. Imaz no hace más que recordar lo que tenemos firmado como partido y el acuerdo del tripartito, que dice claramente que la consulta se hará en ausencia de violencia.

P. Pues parecía que Ibarretxe había olvidado esa condición

R. Estoy segura de que el otro día en el EBB lo entendió. La discusión se llevó bien allí y lo que finalmente se haga, será unidos la Ejecutiva e Ibarretxe.

P. ¿Luego la consulta la decidirá el PNV, no el Consejo Político que preside el lehendakari?

R. Ni pertenezco a ese consejo, ni soy miembro del EBB, pero tengo la sensación de que se llegará a un acuerdo. Es cierto que hay sensibilidades distintas en el EBB, pero el documento de 2005 se firmó por unanimidad y el PNV avaló el acuerdo tripartito.

P. ¿El cauce central vasco es el tripartito o el PNV?

R. Me gusta pensar que el PNV, aunque ahora tenemos un acuerdo tripartito vigente.

P. Vigente pero insuficiente.

R. Las mayorías abrumadoras no existen ya. Vivimos de la cultura de pactos hace mucho tiempo. Las dos sensibilidades que conviven en Euskadi tienen que ceder algo para poder caminar juntas.

P. Navarra ha estado en el centro de la crítica del PP al gobierno Zapatero. Se celebran elecciones y los números hacen posible el cambio. 50 días de negociación y se está al borde de repetir los comicios. Si no es una ópera bufa...

R. ... Lo parece. Les da pánico o lo miran con cálculo electoral, pensando que en otras partes del Estado les pueda suponer pérdida de votos un acuerdo con NaBai. Al PSOE le pesa mucho la acusación de que pactan con los nacionalistas, y se achican.

P. ¿Y esa estrategia, pilotada en gran medida por Ferraz, no envía al PSN al ostracismo?

R. Ya había obtenido un resultado electoral malo; si hace algo contrario a lo que parece era la voluntad del partido en Navarra, propiciar el cambio, les pasará factura. Han generado frustración.

P. El 26 de julio, el Consejo del Poder Judicial hará historia: será el que más tiempo lleve en funciones. ¿Cómo ve la propuesta socialista de renovarlo desde "la pluralidad política y profesional"?

R. Sensata. Ya en el Consejo anterior aspirábamos a tener representación. Trasladar al Consejo el pluralismo político completo, nos parece un valor, más que un demérito. El propio ministro de Justicia decía que hay vida más allá de PP y PSOE. Si la hay, debe tener presencia en ese órgano también. Y serviría no para crear bloques como dice el PP. Este período del Consejo ha sido dramático para la Justicia en muchos momentos y decisiones, incluido el protagonismo que se ha atribuido en casos políticos. Ha caído al nivel más bajo que puede llegar una institución.

P. Ese periodo de la Justicia va a traer casi con seguridad una foto inédita: un banquillo de los acusados con Ibarretxe, López y Otegi juntos, los tres vértices políticos del fallido proceso de paz.

R. Quiero pensar que los ciudadanos pueden cuestionar las conversaciones para la paz, pero que estuvo bien que se intentase. El problema es que quien ha fallado, como siempre, es ETA. Lo que no creo que piensen es que aquello fuese un delito. Lo contrario hubiera sido un delito: que Ibarretxe no lo hubiera intentado. El PP acuñó con su mayoría poder en sitios que le permiten hacer política de otra forma. Tiene sentido seguir adelante con la causa sólo porque se está haciendo política.

P. ¿Hasta dónde pueden aguantar las costuras del Constitucional con el Estatut o las ilegalizaciones?

R. No lo sé. Decimos que habría que introducir elementos correctores para dar cabida a las sensibilidades autonómicas. Las listas, las ilegalizaciones o la sentencia de la ley de Partidos podía ser un valor político que fuera por unanimidad, pero a mí no me parece ningún valor jurídico que no se atreviera nadie a decir cosas que yo creo las dirá Estrasburgo

P. ¿Cómo se pronunciará ese tribunal?

R. Las alegaciones de la Abogacía del Estado tenían bastante de coyuntural: se amparaban mucho en que la ley de Partidos se hace en un momento de violencia, pero se presentaron en pleno alto el fuego y, ahora, la sentencia llegará con la vuelta de ETA. Tampoco Batasuna ni ETA ayudan en nada. Pero como principio sigo pensando que la gente que piensa en izquierda abertzale tiene que tener un referente político, y ahora no lo tiene.

P. ¿El anticipo del pago de la lealtad del PNV a Zapatero en el proceso se realizará en la negociación del Cupo y en las inversiones en las Cuentas generales?

R. Hicimos lo que teníamos que hacer. A veces se actúa por responsabilidad política. Si se sigue el discurso de Erkoreka, no parece que el balance fuera muy exitoso en relación con nuestras iniciativas de autogobierno. Ahí el PSOE se porta como el PP.

P. Pero Zapatero les dijo que los desencuentros eran menores.

R. A él se lo parecerán. De nuestras iniciativas en el campo de derechos y libertades, por el recorte impulsado por el PP, sólo han admitido una. Del resto, nada. En materia autonómica, tampoco. Al PNV le interesa más el autogobierno que las grandes inversiones que vienen de Madrid.

P. Erkoreka recomendó a Zapatero tener un hilo con ETA.

R. Si es algo con lo que tienes que terminar, además de las detenciones, y las ha habido muy importantes, tiene que conocer si vuelve a haber una voluntad inequívoca de dejar las armas -ahora es imposible esa vía-. Pero sería un error muy gordo que Zapatero renunciara a saber lo que está pasando en ETA.

P. El PNV está en el objetivo de ETA. ¿Se ve con escolta?

R. No. Pero hace un tiempo, tampoco otros, y ahora la tienen.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS