Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Manifestación en Santiago de 800 agentes contra incendios

CC OO y CSIF reclaman condiciones de trabajo "dignas y justas"

La de ayer fue la primera de las dos manifestaciones convocadas por los sindicatos CC OO y CSIF en protesta por las "pésimas" condiciones de trabajo. Los portavoces advirtieron que sólo desconvocarán el próximo paro, previsto para el 31 de julio, si perciben algún "gesto" favorable a reabrir la mesa de negociación por parte de la Consellería de Medio Rural. Durante la marcha hubo varios incidentes y una persona fue llevaba a comisaría.

Desde la sede de la Dirección Xeral de Montes en San Lázaro hasta la de la Consellería de Medio Rural en San Caetano, los 800 agentes de extinción marcharon ayer para reivindicar una mejora de sus condiciones y horarios de trabajo. Cerca de 6.000 trabajadores estaban convocados por los sindicatos CC OO y CSIF, 1.500 integrantes del servicio de extinción de incendios forestales de la Xunta, 3.500 del Pladiga (Prevención e Defensa Contra os Incendios Forestais de Galiza) y 800 del Seaga (Servizos Agrarios Galegos).

El pasado 17 de marzo, el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia declaró nulo el acuerdo firmado por los sindicatos CIG y UGT y la Consellería. Ahora los trabajadores exigen que se reabra la mesa de negociación para alcanzar un acuerdo de mejoras laborales. Dentro de estas mejoras se incluirían la igualdad de salario con el resto de trabajadores de la Xunta, medios suficientes y de calidad para realizar su trabajo, así como la conciliación de la vida laboral con la vida personal, a través de horarios y periodos vacacionales fijos y preestablecidos.

Durante la marcha se corearon cánticos de protesta y los silbatos no dejaron de sonar. Mientras en la cabecera las cosas se mantuvieron tranquilas, un grupo de personas en la cola de la manifestación quemaron varios contenedores y rompieron papeleras a su paso. Desde los sindicatos se afirma que "al ser tan numerosa es difícil controlar a todo el mundo, pero no ha habido grandes problemas". Una de estas personas, un agente de extinción de Pontevedra, fue conducido a la comisaría de la Alameda para ser identificado, al no llevar encima su documentación, aunque a los pocas horas fue puesto en libertad. Al llegar a San Caetano, los manifestantes lanzaron globos de pintura contra la fachada la sede de la Consellería.

Los sindicatos convocantes se mostraron contentos por el "éxito de la manifestación", aunque se quejaron porque "los servicios mínimos establecidos sólo han permitido venir a aquellos que tenían el día libre". Servicios del 40% de la plantilla que han provocado que "el 100% de las personas que estaban de turno tuvieran que trabajar", explicó Emilio do Forno, portavoz de CC OO. Además, lamentaron que ayer CIG y UGT, que mantienen las mismas peticiones, "actuaran de contrapiquetes" y no apoyaran la manifestación.

La próxima convocatoria será el día 31 de julio. Desde los sindicatos se pone un plazo, el 24 de julio, para desconvocar el nuevo paro si desde la Consellería se reabre la mesa de negociación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de julio de 2007