Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

El Compromís y el futuro

Refiriéndose a las pasadas elecciones, Glòria Marcos declaraba que una de las causas que impidieron mejores resultados para el Compromís pel País Valencià fue el hecho de que el Bloc tuviese relaciones con CiU. No diré yo ni que sí ni que no. Sólo añadiré que también el Bloc podría haber aducido que otra de las causas fue la presencia del PC entre los partidos conjuntados. Por ejemplo. ¿Por qué no? El Bloc ha sido prudente y no respondió a las declaraciones de Marcos. Al menos no las conozco.

El caso es que la conjunción de partidos que formaron el Comprimís tenía como objetivo "el País Valencià". Es decir, luchar y potenciar la personalidad y autonomía del pueblo valenciano frente a la política negativa de la derecha. Para lo cual era imprescindible alcanzar, junto al PSPV, una mayoría en las Corts que desbancase al PP de la Generlitat. Cierto es que el sector del Partido Comunista que dirige mayoritariamente Esquerra Unida, mostraba sus recelos ante la formación del Compromís y si aceptó contribuir a la misma fue con poco entusiasmo. El caso es que, a las primeras de cambio, ha querido ejercer desde su mayoría en EU la dirección del Compromís. Lo acabamos de ver con motivo de la elección del representante del grupo parlamentario en el consejo de RTVV. El grupo está formado por siete diputados: tres de EU, dos del Bloc y dos de Esquerra i País, que es una corriente dentro de EU. Sin embargo, ha sido la portavoz del grupo, Marcos, junto con los dos diputados de EU, quien ha presentado en el registro de la Cámara el nombre del político Amadeu Sanchis como representante, en contra de la opinión de los cuatro diputados del Bloc y Esquerra i País que proponían al sociólogo Rafa Xambó. Como ha declarado Enric Morera, secretario general del Bloc, "desde el Compromís hemos de demostrar coherencia con aquello que defendimos ante nuestro electorado. Compromís ha defendido una dirección de RTVV de perfil profesional, con una información objetiva al servicio del conjunto de la sociedad valenciana y no la que ha llevado a cabo el PP, y continúa llevando todavía, al elegir un director de línea claramente partidista. Aquello que criticamos al PP no podemos hacerlo nosotros. La propuesta unilateral de Glòria Marcos, que ha quedado en minoría en el grupo parlamentario, no responde a los criterios ni al perfil que el Compromís ha defendido. La propuesta de Rafa Xambó, un hombre de probada experiencia en el campo de la comunicación, profesional y sin adscripción política partidista, consideramos que es quien mejor se ajusta a lo que el Compromís defiende". Lo sucedido en este caso es una muestra de lo que puede ser, en adelante, la toma de decisiones.

Importa el País Valenciano y su futuro. Es lo que nos ha movido a muchos a respaldar y propiciar el Compromís. Sin embargo uno comienza a tener serias dudas del grado de interés que el Partido Comunista que lidera Esquerra Unida pueda tener acerca del futuro de este país. Y esto es preocupante. Nos encontramos en una situación difícil. En las pasadas elecciones autonómicas el nacional-catolicismo español ha obtenido la mayoría absoluta. Se ha producido la conjunción entre los políticos que añoran los tiempos en que en las escuelas se enseñaba la Formación del Espíritu Nacional y los obispos que añoran las entradas bajo palio en las iglesias y catedrales del dictador. Unos y otros abominan, por ejemplo, de la Educación para la Ciudadanía. Sólo faltaría que la dirección del Compromís cayese en manos de quienes tal vez añoren y piensen, todavía, en el asalto al Palacio de Invierno. Aquí lo que importa, lo vuelvo a repetir, es el país, el futuro que queremos para los valencianos.

Algo en lo que deberían pensar, y seriamente, los socialistas del PSPV, que por lo visto andan un tanto desnortados. Pensar qué país quieren. Si un país autónomo y dueño de su destino, o una especie de franquicia del poder político central.

La situación en que se encuentra el País Valenciano, ante otra legislatura gobernado por esta derecha, la más rancia y menos democrática de todo el Estado, exige la atención de todos aquellos que deseamos un país que viva en libertad, sin medios de comunicación como RTVV partidistas y ocultadores de la verdad a los ciudadanos, con una enseñanza impartida en edificios escolares y no incómodos barracones, con una atención preferente a la economía productiva en lugar de favorecer la economía especulativa, y tantas otras atenciones de las que carecemos, como la lengua o la cultura.

fburguera@inves.es

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de julio de 2007