Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

UGT pide a Hereu que vete a las empresas que paguen menos de 1.000 euros

El sindicato exige controlar a las firmas contratadas por los consistorios

El sindicato UGT quiere que el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, predique con el ejemplo a la hora de luchar contra la precariedad y no tolere salarios inferiores a 1.000 euros en ninguna de las empresas de servicios contratadas por el Ayuntamiento.

El secretario general de UGT de Cataluña, Josep Maria Álvarez, explicó en una entrevista concedida a Europa Press que su objetivo es conseguir que los consistorios se comprometan en este sentido, es decir, que arrimen el hombro en la cruzada sindical contra el submileurismo.

Álvarez advirtió de que "el tema se abordará aunque los ayuntamientos no quieran", puesto que, en su opinión, "no puede mantenerse" que empresas de servicios integrales que operan en oficinas municipales cuenten con empleados cuyos sueldos "rondan los 750 euros".

El calendario de los encuentros de UGT con los ayuntamientos catalanes para abordar este asunto está previsto que se inicie en septiembre, cuando los gobiernos locales elegidos en los comicios del pasado 27 de mayo estén plenamente constituidos.

Esta iniciativa era uno de los puntos del decálogo propuesto por el sindicato durante la campaña electoral municipal para evitar salarios inferiores a 1.000 euros en las administraciones locales y Álvarez expresó su deseo de que se cumpla. "Esta situación no la aguantaremos", concluyó.

Según el secretario general de la UGT de Cataluña, el Acuerdo Estratégico -más conocido como Pacto por la Competitividad- plantea que la contratación de los servicios por parte de los ayuntamientos se regule por ley y, desde la organización sindical, abogarán por que la ejecutiva nacional lo plantee también ante las elecciones generales. La campaña promovida desde UGT de Cataluña para lograr que los salarios de todos los convenios catalanes igualen o superen los 1.000 euros quiere frenar una tendencia que ha llevado en la actualidad a tener muchos sueldos por convenio "rozando" el salario mínimo, "algo que no había pasado en los últimos años", según Álvarez.

Sin embargo, el líder sindical declaró que confía en una mejora futura y en que las retribuciones a los trabajadores den un estirón "considerable", que será fruto de la "visualización tan clara de la situación" que ha hecho UGT.

En este sentido, incidió en que en el conjunto de España no se ha aprovechado el crecimiento económico para hacer un reparto de la riqueza y, en el caso de Cataluña, la situación ha sido "aun peor".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de julio de 2007