Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior replica que la Ertzaintza es una de las policías "más protegidas"

Los sindicatos responsabilizan a Balza por la "falta" de seguridad

Las principales centrales de la Ertzaintza, Erne, ELA y CC OO llevaron ayer a la calle su protesta por lo que consideran insuficientes medidas de seguridad tras la amenaza de ETA de volver a matar. El Departamento de Interior respondió de inmediato desgranando las medidas desplegadas para incrementar la salvaguarda de los agentes: mejor coordinación operativa, mejora de las tácticas de protección y la verificación de los avisos que pudiera encubrir situaciones de riesgo, como la emboscada en el puerto alavés de Herrera en septiembre de 2003.

Responsables de Interior, entre ellos el director de la Ertzaintza, Jon Uriarte, y el número dos de Interior, Mikel Legarda, y representantes de los principales sindicatos de la policía vasca han mantenido en los últimos meses, desde mayo pasado, varias reuniones para valorar las medidas de protección ante la vuelta de la amenaza etarra. Conscientes de que la Ertzaintza se ha convertido en un objetivo "preferente" de los terroristas -varios son los comandos en los que sus activistas habían comenzado ya a recopilar datos sobre agentes y cuerpos de élite de la policía vasca-, los sindicatos han redoblado sus exigencias ante la consejería que dirige Javier Balza.

Pero las centrales Erne (mayoritaria), ELA y Comisiones Obreras, que mantienen una unidad de acción desde principio de año, decidieron ayer salir a la calle para denunciar lo que consideran que es una "dejación" por parte de Interior, además de una "irresponsabilidad".

"En estas reuniones no se ven satisfechas en absoluto las demandas presentadas por los representantes de los trabajadores de la Ertzaintza", aseguró ayer uno de los portavoces de la nueva mayoría sindical en la concentración celebrada por una docena de delegados frente al edificio del Gobierno vasco en Bilbao, tras una pancarta en la que se podía leer en euskera y castellano: "¿Dónde está nuestra seguridad?".

Las centrales denunciaron ayer que Interior ha venido "incumpliendo" los protocolos de seguridad puestos en marcha tras el Acuerdo de Arkaute, el pacto suscrito entre Interior y todos los sindicatos tras el asesinato en noviembre de 2001 en Beasain de dos patrulleros de la policía vasca mientras regulaban el tráfico. Interior contraatacó de inmediato mediante una nota de prensa en la que detalló las medidas concretas y reveló que en el nuevo proceso -el tercero desde 2001- desarrollado en el colectivo policial para "renovar las tácticas de seguridad" han participado más de mil ertzainas. Junto al intercambio de información entre las unidades y la mejora de las tácticas de seguridad en los trabajos rutinarios más expuestos, Interior detalló la "adecuación y actualización" de materiales de trabajo, la compra de vehículo blindados, la mejora de los sistemas de comunicación y la universalización de los chalecos antibala, subvencionados parcialmente por el departamento. Todo ello coloca a la Ertzaintza entre una de las "policías más protegidas", aseguró Interior. Tras rechazar las críticas sindicales, el departamento reiteró que mantiene "entre sus principales prioridades la seguridad de los agentes de la Ertzaintza".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de julio de 2007