Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Paulino Rivero dice que el pacto con el PP durará más allá de las generales

El candidato de Coalición Canaria, Paulino Rivero, será investido hoy, miércoles, como el séptimo presidente de la Comunidad Autónoma de Canarias, y gobernará con el apoyo del Partido Popular. Tal como han pactado ambos partidos, Rivero anunció ayer que no cambiará de socios a mitad de legislatura en función de quién gane las elecciones generales de 2008. El PSOE, que fue la fuerza más votada en las islas, se quedará en la oposición. En las Cortes Generales, CC es un aliado fijo del Gobierno del PSOE.

El líder nacionalista desgranó los principales compromisos de su programa, suscrito entre nacionalistas y PP, donde destaca la lucha contra la pobreza severa, creación de empleo para los canarios, formar "a miles de gestores" para mejorar la producción de las empresas locales, fomentar la movilidad laboral hacia las zonas o islas con mayor oferta de empleo, la creación de un nuevo modelo de vivienda protegida para familias que no pueden acceder al mercado inmobiliario, además de ayudas de 12.000 euros y supresión del impuesto de sucesiones.

En sanidad, Rivero prometió que ningún paciente estará más de dos meses en una lista de espera quirúrgica y de un mes para pruebas diagnósticas. Para crear más puestos en los hospitales, Rivero anunció que reivindicaría del Estado la eliminación de números clausus en los estadios de Medicina. Además de insistir en la sobrepoblación de las islas, Rivero anunció reclamaciones al Estado en materia de blindaje de las fronteras, modificación de la Ley de Extranjería y triplicar la inversión canaria en acciones de cooperación en África. En su discurso, de más de una hora, dijo que se comprometía a reducir las emisiones de CO2 en un 25%

Sin citarlo expresamente, Rivero fue implacable en su crítica a los socialistas, en especial al nuevo estilo impreso por la llegada del ex ministro Juan Fernando López Aguilar. Los acusó de seguir viviendo en campaña electoral, de efectuar y divulgar juicios paralelos a procesos en los tribunales, de crispar y ser sectarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de julio de 2007