Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Gonzalo Anaya critica la "imprecisión" del bono libro

La confederación de padres presentó a su nueva responsable

"Lo referente a la gratuidad de los libros de texto está en el aire". Esta fue una de las primeras quejas que hizo ayer la nueva presidenta de la Confederación de Padres y Madres de Alumnos de la Comunidad Valenciana Gonzalo Anaya, Rosa Giménez. La organización cree que la medida del bono libro ha sido tomada a destiempo y sin considerar la opinión de padres, libreros y centros escolares.

Rosa Giménez se presentó ayer ante la prensa con un asunto principal sobre la mesa: el bono libro. La nueva presidenta, que pertenece a la federación Penyagolosa de Castellón, aseguró que el sistema anunciado por la Consejería de Educación para financiar los libros de texto de los dos primeros cursos de Educación Primaria, no tiene un desarrollo concreto. Giménez afirmó que los padres, "de momento", están reservando los libros, pero "ya veremos quién paga y quién recoge el bono".

La nueva presidenta, que estará en el cargo los dos años del puesto rotatorio, aseguró que la Consejería no ha aportado la información necesaria a las asociaciones de padres y que las librerías no tienen claro cómo van a cobrar ese bono libro. Un bono de 117 euros, que, según la confederación, "no supone la gratuidad", ya que está por debajo de los 150 de media del precio de los lotes de libros del año pasado.

La confederación, que aglutina el mayor número de asociaciones de padres y madres de alumnos de la Comunidad, considera que los 116.000 euros adjudicados a la empresa Educadhoc para la medida son excesivos. La vicepresidenta, Gemma Piqué, explicó que sería más rentable y sencillo un acuerdo entre las librerías y los centros, ya que son estos "realmente" los que se encargan de firmar el bono y entregárselo a los padres.

Piqué criticó que la Consejería no les hubiera tenido en cuenta para decidir el reparto horario de las asignaturas. En el caso de la de Religión, insistieron en que el tiempo que se le dedica, se podría aprovechar para luchar contra el fracaso escolar. El presidente saliente, Torcuato Saavedra, subrayó que la tarea principal de los siguientes años será la de luchar por la "plena vigencia" de la educación pública mediante el diálogo y el consenso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de julio de 2007