El precio de las semillas vegetales se dispara por los biocombustibles

El desarrollo de los biocombustibles en los últimos tiempos, no sólo ha provocado subidas de precios en los cereales y un incremento en los precios de los piensos, con el consiguiente impacto negativo en la cabaña ganadera. También ha ocasionado incrementos de precios en el conjunto de las semillas vegetales para la producción de aceites, especialmente del girasol, con efectos sobre la industria alimentaria y el consumidor.

Para la producción de biodiésel, las empresas de biocombustibles están utilizando fundamentalmente materias primas como soja, colza, coco y girasol.

Según los datos manejados por los industriales españoles envasadores de aceite, desde el pasado mes de noviembre, los precios del aceite de girasol en crudo han experimentado un incremento del 20%, subidas que ya se han comenzado a repercutir al consumidor. Frente a unas cotizaciones medias en los mercados mundiales en noviembre para el aceite de girasol a granel de 660 euros tonelada, en la actualidad el precio se acerca a los 800 euros.

Esta subida de los precios se debe, en una parte muy importante, a la existencia de una mayor demanda de este tipo de aceites para la obtención de biocombustibles. Sin embargo, se considera que los incrementos se deben igualmente a la existencia de una mayor demanda para usos alimentarios en el mundo y, sobre todo, en países como China o India.

Para los operadores, este incremento no es coyuntural, sino que se prolongará hasta alcanzar un mayor equilibrio entre la oferta y la nueva demanda para usos industriales y alimentarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0008, 08 de julio de 2007.

Lo más visto en...

Top 50