_
_
_
_
Crítica:CINE
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Progresismo burgués

Javier Ocaña

Las circunstancias sociales han cambiado tanto en España que la presuntamente atrevida comedia petarda de los noventa puede haberse convertido, por culpa del estatismo cinematográfico y gracias a la evolución de las libertades, en un rancio costumbrismo dirigido al flanco más burgués del falso progresismo. Al menos eso refleja Chuecatown, debut de Juan Flahn, escrito por éste junto a Félix Sabroso y Dunia Ayaso, adalides del subgénero homo-petardo tras el estreno de la ramplona pero quizá fundacional Perdona bonita, pero Lucas me quería a mí (1997). Mezcla de comedia romántica y disparatado policiaco, la película aspira a reflejar la marea de libertad homosexual que reina en el barrio madrileño de Chueca. Pero el costumbrismo más añejo, el atrevimiento más burdo y la parodia más obvia la colocan cerca de otro cine surgido también en un momento de escapismo sexual: el del denostado Mariano Ozores.

CHUECATOWN

Dirección: Juan Flahn. In térpretes: Pepón Nieto, Carlos Fuentes, Concha Velasco. Género: comedia. España, 2007. Duración: 100 minutos.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Javier Ocaña
Crítico de cine de EL PAÍS desde 2003. Profesor de cine para la Junta de Colegios Mayores de Madrid. Colaborador de 'Hoy por hoy', en la SER y de 'Historia de nuestro cine', en La2 de TVE. Autor de 'De Blancanieves a Kurosawa: La aventura de ver cine con los hijos'. Una vida disfrutando de las películas; media vida intentando desentrañar su arte.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_