La Terminal Sur entrará en servicio en primavera de 2009 de forma escalonada

La Generalitat espera que se tripliquen las frecuencias de vuelos intercontinentales en 2010

La Terminal Sur del aeropuerto de Barcelona entrará en servicio durante la primavera de 2009. Y lo hará de forma escalonada, en un periodo que durará tres meses, según explicó ayer la Generalitat. Ésta es la fórmula escogida por AENA, el ente público gestor de aeropuertos, para asegurar el correcto funcionamiento de las nuevas instalaciones en El Prat. El objetivo es intentar evitar el caos y los problemas que surgieron en la Terminal 4 del aeropuerto madrileño de Barajas, que abrió todas sus dependencias de una sola vez el pasado año 2006.

En Barcelona se piensa en un proceso distinto. "La terminal se abrirá por frecuencias: primero acogerá a unas determinadas compañías, se realizará una prueba de funcionamiento y, después, se ampliará a otras", explicó ayer el director general de Puertos, Aeropuertos y Costas, Oriol Balaguer. La fecha de apertura de la terminal supone un ligero retraso, ya que se había fijado para finales de 2008 o principios de 2009.

La T-Sur es cuatro veces mayor en superficie que las tres juntas que conforman hoy por hoy el aeropuerto de Barcelona. Balaguer destacó el sofisticado sistema de transporte de equipajes que asegurará que los pasajeros no tengan que realizar largas esperas para recuperar sus enseres. "Lo más importante de la terminal es lo que no se ve. Hay unos dos kilómetros de cintas transportadoras de equipajes, un montaje muy complejo que ha requerido mucha inversión", afirmó.

Facturar desde el puerto

La Generalitat espera triplicar el número de frecuencias semanales de vuelos intercontinentales y al menos doblar los de carga pasado un año de la entrada en servicio de la nueva terminal. En la actualidad hay 19 enlaces con ciudades de otros continentes que suman unas cuarenta frecuencias a la semana, a las que se suman otras 10 de vuelos exclusivamente de carga. En las próximas semanas, el Comité de Rutas (del que forman parte la Generalitat, los ayuntamientos y la Cámara de Comercio de Barcelona) espera cerrar nuevos acuerdos con otras compañías e incrementar los viajes transoceánicos.

Por otra parte, Balaguer anunció que, próximamente, los turistas que lleguen procedentes de alguno de los cruceros turísticos que amarran en Barcelona podrán facturar directamente la maleta desde el Puerto, un servicio que funcionó hasta 2001 y que luego se anuló.

Aunque la T-Sur no entre en funcionamiento hasta la primavera de 2009, el reparto de su espacio se decidirá este mes de septiembre para que las aerolíneas que se trasladen a la nueva terminal tengan tiempo de llevar a cabo todos los trabajos de adaptación. Después, se abordará el nuevo modelo de gestión de El Prat: el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, prometió el pasado martes que en septiembre se abordará la entrada de la Generalitat en el futuro consorcio que gestione el aeropuerto barcelonés.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 04 de julio de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50