Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Danone vende a Kraft el negocio de galletas por 5.300 millones

La firma francesa quiere concentrarse en aguas y lácteos

El gigante alimentario estadounidense Kraft Food, el segundo mayor del mundo, se queda con LU, el negocio de galletas de la multinacional europea Danone. Kraft pagará 7.200 millones de dólares (5.300 millones de euros) por la popular marca francesa, que le servirá para completar el negocio de United Biscuits en los mercados de España y Portugal. El negocio de galletas da empleo a 15.000 personas.

Danone quiere concentrarse en productos más saludables como aguas minerales y productos lácteos frescos como estrategia comercial de futuro.

Los rumores sobre las intenciones de la compañía capitaneada por Irene Rosenfeld comenzaron a circular el lunes por la tarde en el mercado bursátil neoyorquino. El negocio de galletas aporta a Danone unos ingresos anuales próximos a los 2.200 millones de euros, a través de marcas icónicas como LU, Petit Dejeneur, Cracotte, Ourson, Mikado, Pepito y Tuc.

La compañía cuenta con 15.000 empleados en su división de galletas y productos a base de cereales en una veintena de países, de los que 2.900 son asalariados de LU Francia.

Kraft, propietaria de la Oreo y Ritz, se compromete con Danone a no cerrar ninguna de las plantas de LU en Francia durante los tres años posteriores a la toma del control de la marca. La operación de compra excluye las participaciones del grupo alimentario francés en las marcas de galletas Bagley, en Amércia Latina, y Britannia, en India.

El consejero delegado de Danone, Franck Riboud, dijo ayer que la compañía quiere concentrarse en la producción de productos más saludables, como productos lácteos frescos y agua mineral. "Esta operación aporta una oportunidad al grupo para concentrar todos sus esfuerzos en el crecimiento rápido en dos mercados con muy fuerte dimensión de salud", explicó.

Presión de los accionistas

Rosenfeld comenzó a preparar el terreno para esta compra en febrero pasado, cuando empezó a poner efectivo en reserva ante la presión de algunos accionistas, como Nelson Peltz, que le piden que sea más ambiciosa en la expansión del negocio fuera de Estados Unidos y sea más activa en la venta de marcas que registren poco crecimiento.

Las partes esperan tener cerrado un acuerdo antes de final de año. Wall Street no pierde de vista la reacción que pueda tener el Ejecutivo francés. París ya expresó en el pasado un discurso muy proteccionista hacia empresas que definen la fortaleza industrial de su país. Y los sindicatos lamentan que este anuncio se haga tras un proceso de reestructuración que redujo la plantilla un 12%.

Kraft busca dotarse de una plataforma para reforzar su negocio de producción de galletas, en el que es líder mundial, con la vista puesta en potentes mercados emergentes en Asia y Europa del Este.

Con este propósito, Danone compraba el año pasado las operaciones de la británica United Biscuits en España y Portugal, en una operación valorada en 1.070 millones de dólares, y retomaba los derechos de distribución de Nabisco en Europa, Oriente Medio y África.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de julio de 2007