Atentado suicida contra turistas españoles

Un ataque terrorista suicida en Yemen mata a siete turistas españoles y provoca heridas a otros seis

Dos guías locales fallecen en el atentado con un coche bomba que se atribuye a Al Qaeda

Siete turistas españoles resultaron muertos ayer en Yemen en un ataque suicida en las ruinas de Mareb, 200 kilómetros al este de Saná, la capital del país. El atentado también costó la vida a dos de sus acompañantes yemeníes y dejó heridos a otros seis españoles (a uno de ellos de gravedad) y a dos yemeníes, según las informaciones difundidas por la agencia oficial de noticias yemení, Saba. "Sin duda se trata de Al Qaeda. Esto no tiene nada que ver con los problemas tribales que teníamos hace años en esa zona y que ya están totalmente superados", declaró a este diario una fuente diplomática de ese país árabe. El convoy de los turistas volvía de visitar el Templo de la Luna, en mitad del desierto, cuando un coche bomba suicida embistió los todoterrenos centrales.

Más información
En la línea del frente
La matanza de Yemen
Exteriores afirma que el convoy contaba con dos coches de seguridad yemeníes
El Rey expresa su "indignación, condena y repulsa" por el atentado contra los turistas españoles

Los fallecidos son el matrimonio formado por Antonio Pomés Tallo (de Barcelona) y María Teresa Pérez Ubago (de Burgos), Magie Álvarez Calleja y Miguel Essery Arruti, ambos de Guipúzcoa; los barceloneses María Isabel Arranz Bocos y Gabriel Tortosa Ortega, y la gerundense Marta Borrell Puig. Esta última era pareja de uno de los heridos, Esteve Masó Vilanova. Los otros seis son las vizcainas Eva María de Mena, María Estíbaliz Díez del Río y María Begoña Larrabeiti Meabe; Julia Vilaró Rodríguez, natural de Barcelona, y la alavesa María Asunción Vitorica Arbaiza, que ayer por la noche fue intervenida en Yemen a causa de sus heridas.

De acuerdo con las primeras informaciones, sobre las 17.30 (hora local) un suicida se lanzó con su coche contra la caravana de cuatro vehículos en los que viajaban los 13 turistas españoles, según fuentes policiales citadas anoche por la agencia Saba. El coche embistió los dos vehículos centrales. El convoy iba escoltado por la seguridad yemení y salía entonces del Templo de la Luna, también conocido como de la Reina Bilquis, en honor de la famosa reina de Saba, de cuyo imperio fue capital Mareb hace 3.000 años. Se trata de una de las principales atracciones de Yemen, a pesar de que su localización en medio del desierto dificulta el acceso. Hay que viajar en todoterreno y las normas del departamento de turismo obligan a que siempre haya al menos dos coches.

El convoy era de un viaje contratado por la agencia Banoa (ya voy en lengua vasca), con sedes en Bilbao y Barcelona. Los turistas eran seis vascos y siete catalanes, según Europa Press. El director de la agencia, Fernando Odriozola, afirmó que el grupo llegó a Saná el 30 de junio para un periplo de 25 días por el país. Entre los seis viajeros heridos, uno se encontraba ayer en estado grave. El ataque se produjo en el inicio del viaje.

La agencia Banoa lleva más de 10 años viajando a Yemen. "Nunca habíamos percibido este tipo de peligro", declaró ayer Odriozola. El precio del viaje era de 2.150 euros. Aunque anoche ningún grupo se había responsabilizado del ataque, la policía de Mareb dijo que el sábado recibió información sobre un posible ataque de Al Qaeda. Ésta es también la primera impresión de las autoridades yemeníes, al tratarse de una operación suicida que carece de precedentes en el país. Durante los años ochenta y primeros noventa, esa región fue escenario de frecuentes secuestros de turistas por grupos tribales que tenían agravios pendientes con el Gobierno, pero salvo en una ocasión en que las fuerzas de seguridad intentaron un rescate, nunca se produjeron víctimas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Abreu, en funciones de guardia, decidió anoche abrir diligencias indeterminadas tras recibir informes de Exteriores y Justicia que señalan al terrorismo como causa del atentado.

"El tema tribal quedó cerrado hace tiempo", recordaba ayer un diplomático yemení. Sin embargo, lo que según los observadores no se ha logrado es frenar la penetración del extremismo de Al Qaeda, cuyo líder, Osama Bin Laden, es de origen yemení. A sus simpatizantes en Yemen, uno de los países más pobres del mundo árabe, se les atribuyeron los atentados contra el buque estadounidense Cole, en el que murieron 17 marinos (en 2000) y contra el petrolero Limburg, que dejó un muerto (2002).

Entre 1997 y 2002, el país sufrió también una oleada de bombas contra oleoductos y sedes oficiales que hizo temer seriamente por su estabilidad. El coste económico, el declive del turismo y la presión de EE UU tras el 11-S obligaron al Gobierno de Alí Abdalá Saleh a tomar medidas. Además del cierre de algunas madrazas y de la revisión del currículo escolar, el Gobierno inició a finales de 2002 un proceso para recuperar a los veteranos de Afganistán y a los simpatizantes de Al Qaeda o de los grupos locales Yihad Islámica y Ejército de Adén-Abyán.

"Aunque queden bolsas de extremismo en Yemen, ya no constituyen una amenaza destructiva para la seguridad nacional o los intereses extranjeros", declaró a esta enviada a finales de 2004 el juez Hamud al Hitar, que dirigía el llamado diálogo teológico con los radicales. "Ya no existe ni Ejército de Adén-Abyán, ni Yihad; han desaparecido", afirmaba. Sin embargo, fuentes de la oposición aseguraban que el Gobierno nunca se había enfrentado de verdad con los militantes. En su opinión, la cultura y las actitudes sociales seguían permitiendo la existencia del extremismo y los imanes seguían predicando un mensaje que no reconoce al diferente.

Guardias de seguridad inspeccionan el lugar del atentado con coche bomba en Yemen.
Guardias de seguridad inspeccionan el lugar del atentado con coche bomba en Yemen.REUTERS
EL PAÍS (Fuente: Ministerio de Asuntos Exteriores y elaboración propia.)

Sobre la firma

Ángeles Espinosa

Corresponsal para los países ribereños del golfo Pérsico, ahora desde Dubái y antes desde Teherán. Especializada en el mundo árabe e islámico. Ha escrito El tiempo de las mujeres, El Reino del Desierto y Días de Guerra. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense (Madrid) y Máster en Relaciones Internacionales por SAIS (Washington DC).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS