El doble Alarde de Irún consolida su celebración sin incidentes

El alcalde José Antonio Santano mantuvo su postura de no presenciar el desfile mixto

Irún parece haber consolidado la celebración en paz y sin incidentes del Alarde de San Marcial. Así al menos se cerró ayer la fiesta, por segundo año consecutivo.

Los dos desfiles que coexisten desde 1996 cubrieron el mismo recorrido con dos horas y media de diferencia y sin protección policial para el Alarde Mixto. Éste fue objeto durante nueve años de ataques de los partidarios del tradicional, que tiene el apoyo mayoritario de la población, pese a impedir la presencia de mujeres como soldados.

Las medidas adoptadas el año pasado volvieron a demostrarse prácticas: cierre de los bares de la calle Mayor, foco de incidentes en años anteriores, y carpas con comida y bebida para los integrantes del Alarde Tradicional (8.000 soldados y 19 cantineras) en la Plaza del Ensanche, durante el tiempo que el Mixto (mil personas en nueve compañías) desfila desde la de San Juan. Ambos coincidieron en un momento en ella, pero ocurrió sin tensión ni incidente alguno.

El alcalde, José Antonio Santano (PSE-EE) se felicitó por la normalidad de la jornada, pero mantuvo su costumbre de presenciar desde el balcón del Ayuntamiento el Alarde Tradicional, sin hacer lo propio en cambio con el Mixto. Éste sí contó con el respaldo de la directora de Emakunde, Izaskun Moyua, del ararteko, Iñigo Lamarca, y de representantes de EB-Aralar y ANV.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS